Pedro Sánchez y el Ministerio de Sanidad han vuelto a tropezar con una de sus predicciones. Y ya son mayoría. Para el 14 de junio, auguró el presidente, serán "15 millones los compatriotas inmunizados". Pues bien, estamos a 23 de junio, y esta cifra no se ha alcanzado. El informe de vacunas de Sanidad apunta a que todavía faltan 254.264 vacunaciones para llegar a dicho objetivo.

Por tanto, el Ministerio de Sanidad acumula ya una semana de retraso para alcanzar su objetivo de inmunizar al 70% de la población en agosto. Este incumplimiento se suma a otros dos del departamento que dirige Carolina Darias, por lo que ya incumple tres de cada cinco objetivos de vacunación.

Hagamos memoria. La primera promesa en cuanto a la inmunización frente a la covid-19 llegó de la mano del exministro de Sanidad Salvador Illa. Según Illa, en el mes de marzo, España habría conseguido vacunar con la pauta completa al 80% de los mayores de 80 años. 

Un mes después de cuando debería haberse realizado el objetivo, el mes de abril, seguía sin haberse cumplido. El 20 de abril, de acuerdo con los informes del Ministerio de Sanidad, España había vacunado con las dos dosis al 60,9% de las personas mayores de 80 años. 

Es decir, que un mes después del supuesto objetivo, faltaba inmunizar a un 20% más de los mayores de 80. Es más, ni siquiera la totalidad de integrantes de este grupo había recibido una dosis en aquel entonces. Le faltaba la primera vacuna al 4% de los mayores de 80.

El siguiente objetivo incumplido tuvo lugar apenas dos semanas después de que el presidente Pedro Sánchez pronunciase aquel famoso discurso, en plena campaña electoral madrileña, prometiendo una vacunación a velocidad de crucero y detallando mes a mes las vacunas que España pondría hasta alcanzar la inmunidad de rebaño en agosto.

El primero de los objetivos que se marcó Sánchez, en este sentido, fue que “la próxima semana habrá más personas con dos dosis que contagiadas”. Esto lo dijo Sánchez el 7 de abril. Según los datos de vacunación del lunes 19 de abril, eran 3.411.914 las millones de personas con su pauta de vacunación completa, es decir, el 7 por ciento de los españoles. Sin embargo, la cifra de personas contagiadas para la misma fecha es de 3.428.354. España se quedó a una distancia de 16.440 dosis de cumplir el primer objetivo de Sánchez.

Inmunidad de rebaño

Desde entonces, todo parecía ir viento en popa y el Ministerio de Sanidad empezó a cumplir objetivos. El siguiente que se había marcado era llegar a la semana del 3 de mayo con cinco millones de personas vacunadas con la pauta completa. Este objetivo sí que se cumplió. Aquella semana, eran 5.113.598 españoles quienes habían recibido las dos dosis.

El ritmo de llegada de vacunas no solo se estabilizó, sino que aumentó considerablemente. Esto permitió al Gobierno que cumpliera también su siguiente objetivo, que era que la primera semana de junio hubiera 10 millones de inmunizados. Esto se logró el 4 de junio, cuando se llegó a 10,2 millones de personas con la pauta completa.

Sin embargo, los objetivos son cada vez más ambiciosos a medida que pasan los días, y este tropiezo puede suponer un retraso en el resto de objetivos. No hay que olvidar los dos objetivos pendientes:

  • El 19 de julio, 25 millones de "compatriotas" estarán vacunados.
  • Y, a finales de agosto, se alcanzarán los 33 millones de inmunizados.

El presidente se mostró tajante en su discurso del 7 de abril, llegando a asegurar que estas eran las previsiones "más cautelosas". Pues aun así, parece que no lo fueron lo suficiente. Y es que ahora otro fantasma recorre el objetivo de Sánchez, los problemas de producción de la farmacéutica Janssen.

La farmacéutica debería haber entregado para el 30 de junio 55 millones de dosis a Europa, de las cuales 5,5 millones les corresponden a España. Sin embargo, hasta la fecha solo ha enviado 1,5 millones de vacunas, es decir, 4 millones menos de lo que debería. Esta vacuna resulta clave para que España alcance su objetivo de tener al 70% de la población vacunada en agosto.

Fuentes europeas explican que Janssen tiene problemas de producción similares a AstraZeneca. Ambas son vacunas de tipo adenovirus que utilizan ciertos productos biológicos difíciles de producir. Es por ello que es imposible predecir cuántas dosis llegarán de estas vacunas cada semana, al contrario que lo que ocurre con Pfizer y Moderna, que por tipo de producción sí es posible entregar un número determinado de dosis cada semana.

En cualquier caso, Sánchez fue de los más aventurados en su promesa a nivel europeo. En el momento en que dio su discurso, la Comisión Europea no se atrevía a predecir cuántas dosis llegarían en el tercer trimestre del año, y Alemania solo proponía una dosis a cada alemán.