El PSOE de Madrid asiste "ojiplático", en palabras de un integrante de su ejecutiva, al desarrollo de la campaña para las elecciones del 4 de mayo en la Comunidad. La Moncloa; con el director de Gabinete de la Presidencia, Iván Redondo, a la cabeza, ha tomado el control de las operaciones. Y las decisiones se suceden sin que la mayor parte de la cúpula regional ni la militancia sepan nada al respecto, según explican fuentes socialistas a Vozpópuli. Otro ejemplo ha sido la elección de la secretaria de Estado de Migraciones, Hana Jalloul, como número dos de la lista de Ángel Gabilondo.

"No se ha visto nunca un nivel tan grande de intervención por parte de La Moncloa, no ya de Ferraz, sino de La Moncloa en el PSOE de Madrid", dicen estas fuentes. "Una actuación como la que está teniendo lugar para las elecciones de Madrid hubiera impedido a Pedro Sánchez presentarse a las primarias y recuperar la Secretaría General del partido".

Este diario informó del golpe de mano de Redondo para controlar la campaña del 4-M. La crítica de amplios sectores del PSOE madrileño se centra precisamente en las contradicciones de Sánchez, que recuperó el liderazgo del partido a lomos del mensaje "un militante, un voto". Sin embargo, el adelanto electoral en Madrid está rompiendo todos los esquemas de la participación orgánica, según estas fuentes. Algunos cargos intermedios socialistas hablan abiertamente de un "Monopoly de poder" innecesario.

Redondo se impone al PSOE

No ha habido primarias para elegir a Gabilondo, Jalloul ha venido impuesta de La Moncloa como mano derecha del candidato y a la vicealcaldesa de Rivas Vaciamadrid, Mónica Carazo, se le presentó el pasado fin de semana como coordinadora de la campaña cuando la comisión ejecutiva regional había elegido a Lorenzo Sánchez unos días antes.

Redondo está permanentemente encima del comité de campaña, según ha podido confirmar Vozpópuli. Y se citan numerosos ejemplos de su sello. A los militantes del PSOE les llamó la atención la reivindicación que Gabilondo ha hecho al movimiento del 15-M en el lanzamiento de su candidatura. "No le pega demasiado. Y además era ministro del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero cuando ocurrió aquello", recuerdan.

"Al final todos los partidos, menos el PP y nosotros, han hecho primarias para las elecciones en Madrid", recuerdan desde el PSOE de Madrid. "Nosotros sí creemos en la democracia interna y Sánchez recuperó el mandó del partido gracias a que muchos nos peleamos por defender esa democracia".

Los estatutos regionales del PSOE de Madrid y los federales, reformados en el 39 congreso tras la victoria de Sánchez sobre Susana Díaz, recogen que la participación de los afiliados es básica para el partido. El artículo 51 de los estatutos madrileños dice:

"La participación de los/as afiliados/as es un pilar básico de la organización del Partido. El Partido aspira a los más altos niveles de democracia interna y la participación de la militancia se configura como un elemento fundamental y pilar básico para lograrlo. La participación de los/as afiliados/as es un principio de organización democrática y corresponsabilidad de los/as afiliados/as en la vida del Partido", dice.

Moncloa elabora las listas

Sin embargo, nada de esto se está teniendo en cuenta. Los partidos tienen que presentar sus listas a partir del viernes. La comisión ejecutiva del PSOE de Madrid no sabe nada. Algunas fuentes dicen que ya se está pidiendo a algunas personas que firmen su candidatura. Pero casi a escondidas.

Todos apuntan a La Moncloa como los responsables de elaborar la lista madrileña del PSOE. Dos de los hombres fuertes de Redondo en el Gabinete pertenecen a la federación madrileña y conocen perfectamente sus entresijos y tejemanejes. Se trata del secretario General de la Presidencia, Félix Bolaños, y el director de Asuntos Institucionales, Iván García Yustos.

"Suponemos, pero no se sabe, que convocarán la ejecutiva para explicarnos la elaboración de las listas", aseguran desde dentro del socialismo madrileño.

Jalloul, ¿futura candidata del PSOE-M?

Los cambios en la lista con respecto a las elecciones de mayo de 2019 pueden ser claves para el proceso de renovación del PSOE de Madrid. La región es uno de los territorios marcados en rojo por el presidente del Gobierno de cara a los congresos regionales del partido previstos para finales de este año.

Los perfiles de Jalloul y Carazo van más allá del 4 de mayo. En el partido recuerdan que estas elecciones anticipadas no suponen un nuevo mandato de cuatro años y que votará de nuevo en mayo del 2023, dentro de dos.

"Si Gabilondo no consigue gobernar, Jalloul puede ser perfectamente la futura líder del PSOE de Madrid y prepararla ya con más tiempo para enfrentarse a Isabel Díaz Ayuso en dos años", señalan estas fuentes. "Todo el mundo está moviendo sus piezas ahora, pero también se piensa de cara al futuro".