Existía la predisposición, pero ahora es convicción. La operación de Salvador Illa en Cataluña ha convencido definitivamente a Pedro Sánchez. El PSOE considera un éxito el resultado en Cataluña. No es solo una lectura autonómica, que también; sino sobre todo nacional, según explican fuentes del PSOE a Vozpópuli. La posición hegemónica del PSC en el ámbito constitucionalista, dicen, es una garantía de crecimiento para Sánchez en las próximas elecciones generales. El PSOE necesita crecer si el presidente quiere una mayoría más amplia en el Congreso que le permita esquivar a Podemos y gobernar en solitario. Y los dos territorios en los que La Moncloa y Ferraz -que son lo mismo- quieren implicarse en la renovación son Andalucía y Madrid.

Cataluña, Andalucía y Madrid suponen 146 de los 350 diputados del Parlamento. Un buen resultado en estos territorios no solo garantiza La Moncloa, sino que puede facilitar la mayoría simple o absoluta. La victoria de Illa, aunque agridulce porque no podrá gobernar, también se interpreta en clave nacional. Y la dirección socialista estima que la posición hegemónica del PSC frente al hundimiento del PP y Ciudadanos permitirá a los socialistas mejorar sus resultados en Cataluña en las próximas generales, sean cuando sean. El PSC obtuvo 12 escaños en las generales del 10 de noviembre del 2019. La Comunidad reparte 48 diputados.

"No hay que quedarse en la interpretación autonómica del resultado de Illa", explican fuentes socialistas. "Hay que pensar en las generales. El PSC y por lo tanto el PSOE está ahora en disposición de mejorar el resultado del 2019 y sumar diputados que entonces se fueron a Ciudadanos o al PP".

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero en rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Gobierno.

De Illa a María Jesús Montero

El caso de Illa ha devuelto el nombre de María Jesús Montero como posible candidata a disputar el liderazgo a Susana Díaz en Andalucía. La ministra de Hacienda estuvo desde el inicio en las quinielas, pero se ha ido desinflando con el tiempo y no está claro todavía que pueda convertirse en la aspirante de consenso del sector crítico con Díaz.

Ferraz da por imposible un pacto como el de Miquel Iceta e Illa tras el último viaje del secretario de Organización, José Luis Ábalos a Sevilla. Habrá primarias en el congreso regional, que se espera para finales de este año

Ferraz da por imposible un pacto como el de Miquel Iceta e Illa tras el último viaje del secretario de Organización, José Luis Ábalos, a Sevilla. Díaz rechazó la tercera oferta de Ferraz para dejar la secretaría general del PSOE andaluz de forma pacífica. Habrá primarias en el congreso regional, que se espera para finales de este año.

Sánchez se ha convencido de la necesidad de implicarse en esta comunidad. Díaz, según las encuestas que maneja Moncloa, es un lastre para las expectativas electorales del PSOE. Y la dirección socialista quiere corregirlo. Al igual que en Cataluña, el objetivo no es solo intentar recuperar la Junta de Andalucía en las autonómicas del 2022, sino sobre todo impulsar a Sánchez.

El presidente del Gobierno obtuvo 25 de los 61 diputados andaluces el 10-N. Pero el PSOE necesita mucho más si quiere ensanchar su mayoría. José Luis Rodríguez Zapatero, por ejemplo, logró 36 escaños en las elecciones del 2008.

"Si es o no Montero está por ver. Ese debate todavía se está produciendo. Pero la reflexión de que es necesario renovar el PSOE andaluz está muy clara", admiten estas fuentes.

Margen de mejora para Sánchez

Madrid es la otra comunidad en problemas, tal y como ha venido informando este diario. Ferraz y Moncloa ven a Isabel Díaz Ayuso reforzada y, por lo tanto, al PP. Y admiten que el liderazgo de la oposición está en manos de Más Madrid y no tanto del PSOE.

El secretario General del PSOE-M, José Manuel Franco, es afín a Sánchez y cualquier propuesta de cambio es probable que cuente con su respaldo. Ángel Gabilondo está de salida y su único objetivo es convertirse en Defensor del Pueblo. El PSOE busca nuevos candidatos en la Comunidad y el Ayuntamiento.

El margen de mejora en Madrid de cara a las generales es muy superior al de Andalucía o Cataluña. Sánchez obtuvo diez escaños en la cita de noviembre del 2019. La Comunidad reparte 37. Y el PSOE entiende que necesita un impulso urgente con nuevas caras para reforzar el resultado global de Sánchez en la próxima cita con las urnas.