La comisión de investigación del Parlamento catalán por la gestión en las residencias durante la crisis sanitaria acoge este lunes una nueva sesión con la presencia destacada de la consejera de Sanidad, Alba Vergès, y el consejero de Trabajo, Chakir el Homrani. Se trata de la única sesión que ha contado con políticos de la primera línea después de que Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Salvador Illa rechazaran participar.

La oposición quiere aprovechar esta oportunidad única antes de que finalice la legislatura para sacar los colores a ERC, que es el partido del Ejecutivo de coalición que tiene bajo su tutela las consejerías con más peso durante la pandemia.

Fuentes parlamentarias explican a Vozpópuli que ha costado mucho confirmar su presencia -en una ocasión se intentó adelantar su presencia pero fue rechazada con el voto de la CUP-, pero ERC no podía abstenerse después de haber criticado con tanta vehemencia la ausencia del presidente del Gobierno, su vicepresidente segundo y el ministro de Sanidad en dicho órgano parlamentaria.

La diputada de Ciudadanos, Noemí de la Calle, será una de las parlamentarias de la oposición en inquirir al Ejecutivo catalán sobre algunos de sus "errores". "Vergés y Homrani cometieron muchísimos errores en la gestión de las residencias", explica a instancias de este medio. Tampoco PSC o PP dejarán escapar la ocasión de tener sentados a los dos consejeros. Y destacan que por mucho que intentaron atribuir la mala gestión al Estado, se trata de un argumento que cae por su propio peso.

El hecho de que la segunda ola de la pandemia golpeara a la región cuando había cesado el "mando único" impuesto por el Gobierno en materia sanitaria desmonta, a juicio de la oposición, el argumento de que el problema fue la "recentralización" de las competencias. Asimismo, las órdenes y contraórdenes entre dirigentes de JxCat y ERC ha incrementado la percepción de "descoordinación" entre socios del Govern.

Operación Voloh

La oposición también quiere aprovechar las informaciones publicadas sobre la llamada operación Voloh, que investiga por presunta corrupción a personas vinculadas con la extinta Convergència y ERC para obligar a los socios al frente de la Generalitat a dar explicaciones.

"Parece ser que evitar fallecimientos para ellos era secundario y que estarían más pendientes de que una serie de amiguetes se lucrasen e hicieran caja con todo el drama que se ha vivido en las residencias", resume de la Calle en referencia a las presuntas presiones de algunos empresarios implicados en la investigación policial para obtener contratos del Departamento de Salud.

Repartir las culpas

A las puertas de una nueva convocatoria electoral, ERC no esconde su preocupación de que esta nueva sesión de la comisión pueda convertirse en un espectáculo contrario a sus intereses. Por esta razón, la estrategia que mantiene la formación es la de postularse como la única formación "responsable" y capaz de alcanzar acuerdos presupuestarios con el Ejecutivo de Sánchez para mejorar las "condiciones" de los catalanes. 

Y, en paralelo, criticar las ausencias destacadas del PSOE en dicha comisión. En este sentido, decidieron llevar ante la Mesa del Parlament la incomparecencia de Sánchez, Iglesias e Illa. Así lo notificó a los grupos parlamentarios el presidente de la comisión, el diputado de la CUP Vidal Aragonès. El próximo paso será intentar salir lo más airoso posible de las preguntas de la oposición.