El uso de la mascarilla no será obligatorio en las playas de Baleares siempre que haya distancia, se esté con un único grupo de convivencia o para tomar el sol.

Así lo ha manifestado este miércoles la consellera de Salud y Consumo, Patricia Gómez, quien ha explicado que Baleares seguirá manteniendo esta norma, acordada en noviembre en Consell de Govern y a través de un mandato de la presidencia. Sin embargo, la mascarilla sí se deberá llevar si se está en la playa en una reunión, como máximo de seis personas, con otro grupo de convivencia.

Gómez ha precisado estos detalles después de participar en el Consejo Interterritorial de Salud, donde la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha explicado que la norma de nueva normalidad se ha tramitado como un proyecto ley y ha propuesto trabajar en un comité técnico-jurídico con la participación de las comunidades para modificarla en consenso y así adaptarla al momento actual.

La consellera ha explicado que, según la frase de la norma "con arreglo a las autoridades sanitarias", el Govern entiende que la Ley no afecta a las medidas aprobadas en el Consell de Govern sobre el uso de la mascarilla en playas, piscinas, espacios abiertos y deportes al aire libre fuera de los núcleos de convivencia.