El expresident catalán Carles Puigdemont ya no gozará de inmunidad como europarlamentario. Así lo ha decidido un Parlamento Europeo, en un pleno en el que finalmente ha prevalecido el respaldo a levantar este privilegio tanto al expresident como al resto de líderes del 'procés' fugados a Bélgica tras el 1-O.

Puigdemont, que huyó de la Justicia española en 2017, fue elegido eurodiputado dos años después. Ahora, tanto él como sus exconsellers Clara Ponsatí y Toni Comín, se han enfrentado a la votación de la Eurocámara para determinar si se debía retirar o no su inmunidad.

Aunque la votación ha sido secreta hasta este martes, los partidos que conforman la Eurocámara han ido adelantado qué postura tomarían en el pleno de este lunes. Una votación que, para salir adelante, debía contar con una mayoría que superase el 50% de la Cámara.

Finalmente, el suplicatorio en el caso de Puigdemont ha salido adelante gracias a 400 votos a favor, 248 votos en contra, 45 abstenciones. En el caso de Ponsatí y Comín, 404 eurodiputados han votado a favor, 247 en contra y 42 se han abstenido.

La votación de la institución de este lunes ha dividido a los partidos de la coalición del Gobierno español, PSOE y Unidas Podemos, que se pronunciaron a favor y en contra, respectivamente. El grupo de Unidas Podemos anunció mediante un comunicado su voto en contra del suplicatorio.

Los partidos con mayor representación, como son el PP Europeo, el socialdemócrata y el liberal, han optado por votar a favor del suplicatorio.

En el caso de las fuerzas con mayor representación en la Eurocámara, como son el PP Europeo, el socialdemócrata y el liberal, han optado por votar a favor del suplicatorio.

Entre los 59 eurodiputados españoles, se han posicionado a favor los 21 diputados del PSOE, los 13 del PP, siete de Ciudadanos y cuatro de Vox, además del liberal Javier Nart, sumando un total de 46.

En contra se han mostrado los cinco de Unidas Podemos, el de la Izquierda Miguel Urbán; la diputada del PNV, Izaskun Bilbao; el de Bildu, Pernando Barrena; los dos de ERC, Diana Riba y Jordi Solé; y los tres de JxCat.

Inmunidad de Puigdemont, Ponsatí y Comín

Finalmente, el Parlamento Europeo ha decidido que los exdirigentes catalanes ya no deben gozar de esa protección que les otorgaba la inmunidad, acorde con lo expuesto en el informe para la Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo elaborado por el conservador búlgaro Angel Dzhambazki y que se conoció a mediados de febrero.

La Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo se posicionó a favor de la petición del Tribunal Supremo para levantarles la inmunidad europarlamentaria. En su informe, proponían dar luz verde al suplicatorio y el resultado de la votación en la comisión fue de 15 a favor, ocho en contra y tres abstenciones.

Pese a que la comisión parlamentaria tomó dicha posición, el caso debía ser enviado al pleno del Parlamento Europeo para que el conjunto de la Cámara decidiese aceptar o rechazar la suspensión de dicho privilegio.

Toni Comín, Clara Ponsatí y Carles Puigdemont en Bruselas.

En concreto, el documento indicaba que los hechos por los que Puigdemont, Comín y Ponsatí son procesados ocurrieron antes de que se convirtieran en eurodiputados y, por lo tanto, no están vinculados a su ejercicio como miembros del Parlamento Europeo. Estos eran requisitos necesarios para que la Eurocámara denegase dicha petición.

Reactivación de las euroórdenes

Ahora, al prosperar el suplicatorio, los eurodiputados no perderán su condición como tales, pero sí que dejan de tener su inmunidad parlamentaria para el caso por el que el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha pedido el suplicatorio.

En este punto, la justicia belga y la escocesa pueden continuar con la revisión de las euroórdenes españolas.

Estos suplicatorios tienen origen en el pasado año 2020, una decisión que tuvo lugar tres días después de que el expresidente de la Generalitat y el exconseller acudieran a la Eurocámara como eurodiputados.

Sin embargo, los suplicatorios fueron paralizados tras cuestionarse que en una comparecencia a través de Internet se pudiese asegurar la garantía del secreto de los procedimientos.