La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ha señalado este jueves en el Congreso que la realidad en Venezuela "es la que es", y no la que a "todos gustaría que fuera", y, en este contexto, ha justificado la necesidad de hablar "con todos los actores implicados" en el cambio.

Durante su comparecencia en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso, González Laya ha comenzado dejando claro que los dos grandes objetivos de la política hacia el país caribeño son la defensa de los intereses de los españoles y empresas allí erradicados y de los casi 400.000 venezolanos que viven en España, así como contribuir de forma "constructiva" a una "salida negociada que permita superar la grave crisis que atraviesa Venezuela y garantice su retorno a la democracia".

"Y respecto de Venezuela, como de cualquier otro país, la defensa indeclinable de los principios, para ser verdaderamente eficaz, debe ejercerse con realismo. La realidad es la que es y no la que nos gustaría que fuera", ha sentenciado, antes de avisar de que "la política que se limita exclusivamente a reiterar declaraciones de principios tiene poco impacto en modificar la realidad".

Interlocución necesaria

Desde su punto de vista, para tener un diagnóstico preciso de la realidad, "hay que hablar con todos los actores implicados" y, para contribuir a modificar esa misma realidad, es necesario "tener interlocución con aquellos actores que tienen la capacidad de producir cambios".

En ese contexto es en el que, según ha explicado, tuvo lugar el viaje a Caracas que realizó a finales de marzo la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores, Iberoamérica y el Caribe, Cristina Gallach.

La ministra ha detallado que la colectividad española, la oposición y la sociedad civil venezolana van en una triple dirección. Respecto a la crisis política, ha pedido que el futuro Consejo Nacional Electoral "tenga una composición equilibrada" y que "se restituya el control de los partidos de oposición a sus legítimas directivas".

Reinstitucionalización democrática

"El creciente consenso de oposición democrática y sociedad civil es que la única vía de salida sostenible en el tiempo es una solución negociada con apoyo de la comunidad internacional que permita la reinstitucionalización democrática de Venezuela mediante la celebración de elecciones justas, libres y transparentes", ha dicho.

En lo relativo a la crisis humanitaria, la prioridad es garantizar el acceso de Venezuela a las vacunas contra la covid-19, así como mejorar las condiciones de acceso a los actores humanitarios, que se faciliten las operaciones del Programa Mundial de Alimentos, así como el seguimiento por Canadá de la Conferencia de donantes iniciada por España para atender a los países receptores de refugiados y migrantes procedentes de Venezuela.

En la dimensión bilateral, González Laya ha mostrado su preocupación por la situación de los "presos políticos" españoles y ha dicho que velará por las necesidades de la colectividad española en el país formada por unas 150.000 personas.