El Ayuntamiento de Girona, con toda probabilidad, se convertirá el próximo junio en la primera institución pública en otorgar permisos por dolores asociados a la menstruación a sus trabajadoras municipales. Se trata de una demanda liderada por el principal sindicato independentista, Intersindical-CSC, y que esperan que se "haga extensible" al resto de "convenios y trabajadores de Cataluña", explica Àngels Torrents, secretaria general del sindicato en la comarca de Girona, a Vozpópuli.

El permiso ha pasado su primer trámite con la mesa general de negociación del consistorio, compuesta por todos los partidos con representación, y deberá ser ratificado en el pleno municipal del próximo junio. Si la modificación del convenio llega a buen puerto, el Ayuntamiento de Girona se convertirá en el primero de España con una regulación de este tipo. El consistorio tiene 553 mujeres en plantilla de un total de 1.047 empleados.

"Observamos que muchas trabajadoras estaban cogiendo permisos de otro tipo, como asuntos propios, cuando en realidad era porque menstruaban. Sería bueno acordar este permiso, que ya tienen en países orientales como Japón o Corea", abunda Torrents.

Su objetivo es "garantizar la salud" con esta "flexibilización menstrual". Aunque inicialmente pedían 16 horas de permiso, se ha acordado que sean 8 horas al día: "Cualquier empleado que menstrúe puede cogerlas y recuperar esas horas los tres meses siguientes".

Para acogerse a este nuevo permiso no se deberá llevar ningún certificado médico, al ser una 'baja' de pocas horas. "Las empleadas son lo bastante responsable para cogerlo en el caso de que haya necesidad", apostilla Torrents, que recuerda que con otro tipo de bajas de pocas horas tampoco es necesario ningún certificado médico.

Primer ayuntamiento en España

Desde el sindicato independentista añaden que, con la "independencia de Cataluña", podrían legislar este tipo de derecho laboral para "todos los trabajadores del país". Y es que Intersindical-CSC se trata del tercer agente social con más penetración en la comarca de Girona. Comisiones Obreras (CCOO) y UGT siguen ostentando mayor arraigo entre los trabajadores.

En esta iniciativa, que quieren que se extienda por todo el territorio, también cuentan con la colaboración de otros sindicatos de fuera de Cataluña. Principalmente, de Confederación Intersindical Gallega (CIG) y LAB Sindikatura, en el País Vasco.

En las próximas semanas se celebrará un congreso con todos estos agentes sociales del resto de España. Según explican desde Intersindical, otros sindicatos se han interesado por el hecho de que la demanda haya tenido buena acogida entre los partidos políticos del municipio.

El consistorio gerundense, liderado por Marta Madrenas, dirigente de Junts, está compuesto por 9 ediles de JxCat; 4 concejales de ERC; 6 concejales de Guanyem (órbita de Podemos y CUP); 6 del PSC y 2 de Ciudadanos.

Dolores asociados a la menstruación

En el comunicado hecho público por la sección sindical afirman que no se quiere "estigmatizar más a la mujer ni tapar enfermedades relacionadas con la menstruación", como pueden ser la dismenorrea o la endometriosis. Asimismo, aseguran que aunque la regla, en muchas ocasiones, puede no ser "dolorosa" sí que puede dar "molestias puntuales". "Es en referencia a estas molestias que se centra el permiso, que nos puede llevar a necesitar unas horas en momentos concretos".

En este sentido, piden hacer de los puestos de trabajo un "espacio seguro para las mujeres trabajadoras" y que se avance en la conciliación -no solo familiar y de horarios laborales- sino de los "cuidados" y la "salud" en el trabajo.

Desde el sindicato trabajan por que este permiso llegue al resto de consistorios e instituciones de Cataluña. Hay que ver qué acogida puede tener en el sector privado. Intersindical-CSC, hasta la fecha, tiene un mayor número de afiliados entre el sector público catalán y, en este sentido, parte con desventaja respecto a los principales sindicatos de la autonomía.