La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias (IIPP) dispuso el acercamiento a cárceles del País Vasco de dos internos condenados por terrorismo como miembros de la banda terrorista ETA.

En este sentido, la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) denunció que al Ministerio del Interior le faltan solo once presos de ETA por acercar al País Vasco y terminar así con la política de dispersión de estos reclusos.

El organismo dependiente del Ministerio del Interior dispuso el traslado de dos presos de ETA y el progreso de grado penitenciario de un tercero.

El primer caso es el de Aurken Sola Campillo, que pasa del Centro Penitenciario de Burgos al Centro Penitenciario de Pamplona. Sola ingresó en prisión el 1 de noviembre de 2008 y cumple una condena de 20 años por los delitos de colaboración con banda armada, depósito de armas y tenencia de explosivos. Cumplirá las tres cuartas partes de la condena en octubre de 2023.

Según la comunicación hecha pública por la cartera que dirige Fernando Grande Marlaska, Sola Campillo “acepta la legalidad penitenciaria, rechaza la violencia y ha remitido escritos en los que muestra su empatía hacia las víctimas de sus delitos”.

El segundo beneficiado del acercamiento es Mikel San Sebastián Gaztelumendi, que ingresó en prisión el 22 de abril de 2008 y cumple una pena de 56 años por los delitos de asesinatos, colaboración con banda armada y depósito de armas y municiones. Según IIPP “no se ha recibido acumulación jurídica de su condena”.

Tras la progresión a segundo grado por parte del Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria, la Secretaría General ha resuelto, a propuesta de la Junta de Tratamiento de Murcia, el traslado del interno al Centro Penitenciario de Soria.

Tercer grado

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha resuelto, además, la progresión a tercer grado del interno Irkus Badillo Borde, que ingresó en prisión el 4 de marzo de 2004 para cumplir una pena de 20 años por integración en organización terrorista, conspiración de estragos terroristas y transporte de artefacto explosivo.

En la nota del Ministerio del Interior se especifica que cumplió las tres cuartas partes de su condena en febrero de 2019. Añade el comunicado que Badillo Borde “no tiene responsabilidad civil, acepta la legalidad penitenciaria, se ha desvinculado de la banda terrorista y lamenta el dolor causado a las víctimas de la organización”.

A propuesta de la Junta de Tratamiento de Alicante, en la que se encuentra, la Secretaría General ha resuelto su progresión a tercer grado y su traslado al Centro Penitenciario de Bilbao.

LA AVT denuncia los traslados

A través de un comunicado, la AVT señaló que el Ministerio del Interior les comunicó este viernes mismo el traslado de tres internos de ETA, uno de ellos condenado por dos asesinatos. Además, destacó el progreso a tercer grado de uno de ellos, que será trasladado a la prisión de Bilbao.

La AVT consideró que el Ejecutivo de Sánchez “continúa con su derogación de la política penitenciaria y viernes tras viernes está concentrando a los presos etarras en cárceles propias y próximas al País Vasco y Navarra”.

En su crítica a la decisión de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, la AVT señala que “quedan pocas semanas para que se materialice definitivamente la transferencia de las competencias de prisiones al País Vasco”. Según la AVT “en las últimas semanas, casi la mitad de los traslados tienen como destino las cárceles vascas".

A juicio de la AVT, el objetivo del Gobierno que preside Pedro Sánchez es acumular a todos estos terroristas en las prisiones del País Vasco para que queden bajo la tutela del Gobierno vasco cuando se materialice el traspaso de las competencias de prisiones. El colectivo también esgrimió que sumados los de este viernes ya ascienden a 219 los traslados, correspondientes a 181 etarras, y todo ello “ignorando todo el dolor y el sentimiento de humillación que estos acercamientos provocan en las víctimas del terrorismo”, recoge el comunicado.