El líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, acaba de solicitar al magistrado Santiago Pedraz que archive la investigación abierta contra él por delito de genocidio. El activista político, que declaró hace poco más de dos semanas en la Audiencia Nacional, asegura que el relato de los hechos que recoge la querella en su contra es "ficticio" y que la finalidad de estas acciones penales es puramente política. "Se pretende por los querellantes utilizar a los tribunales de Justicia para evidenciar la oposición frontal del régimen marroquí contra el Frente Polisario", añade.

El escrito presentado en la Audiencia Nacional y al que ha tenido acceso Vozpópuli, descarta las acusaciones que recaen sobre Ghali y alega que hay tintes oportunistas en las últimas querellas presentadas contra él. El líder del Polisario, cuya presencia en un hospital de España desató un fuerte conflicto diplomático con Marruecos, niega las agresiones y torturas que se le atribuyen y alega que las presuntas víctimas se contradicen en su versión sobre los hechos.

"La debilidad de la imputación de Dahi Aguai respecto de mi representado no admite dudas. Se evidencia, por un lado, con la propia contradicción interna y ausencia de persistencia en la incriminación; y, por otro lado, en la incredibilidad de su relato. Atenta al sentido de la lógica que una persona que dice haber sido torturada durante seis años cambie o juegue a su antojo con los nombres de los presuntos autores", reza el escrito presentado ahora al juzgado.

Niega torturas a activistas

Su defensa razona que Ghali hizo un "loable esfuerzo físico y psíquico" para declarar desde el hospital de Logroño donde ingresó en abril con identidad falsa e insiste en que se dedicó exclusivamente a la guerra con Marruecos en sus funciones como ministro de Defensa dentro de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD). Al respecto insiste en que "no es difícil imaginar" que en el contexto de guerra con el país africano éste era "ajeno a cualquier centro de detención". "El ministro de Defensa carecía de funciones organizativas en la dirección de prisiones", precisa.

El líder político está implicado en la actualidad en dos causas penales en la Audiencia Nacional. Por un lado, destaca la querella interpuesta en el año 2008 por la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos y, por otro, la relativa a 2020. En estas diligencias se investiga a Brahim Ghali por supuestas torturas, detención ilegal y terrorismo. El activista Fadel Breica denunció que fue detenido por militares del Frente Polisario en junio de 2019 tras organizar actos contarios a la línea oficial del movimiento. Durante los meses que estuvo privado de libertad fue sometido a golpes y descargas eléctricas, según su denuncia.

Atacar "ferozmente" a Ghali

Ghali, por su parte, asegura que no conoció a ninguno de los activistas que ahora le llevan ante la Justicia y que el único genocidio cometido es el de las autoridades civiles y militares marroquíes contra el pueblo saharaui. Al respecto su abogado Manuel Ollé apela a una resolución de la Audiencia Nacional de abril de 2015 según la cual se calificó como genocidio "las acciones cometidas por militares o policías marroquíes" que actuaron contra los saharauis "con la finalidad de destruirlos" únicamente por pertenecer a un territorio que reclama Marruecos.

El escrito insiste además que los hechos estarían prescritos y que la finalidad de todas estas diligencias abiertas en la Audiencia Nacional es atacar "ferozmente" a Ghali en su condición de secretario general del Frente Polisario al tratarse de una figura histórica en la lucha por la autodeterminación del pueblo saharaui. Los querellantes iniciales, por su parte, solicitaron al magistrado Pedraz que reabriera la causa tras conocer que Ghali había ingresado en un hospital de Logroño proveniente de Argelia. El instructor accedió y le tomó declaración por videoconferencia, aunque se negó en todo momento a adoptar medidas cautelares contra él.

De hecho, tras interrogarle, le dejó en libertad provisional. Esa misma noche voló a Argelia donde fue ingresado en un centro hospitalario para seguir recuperándose del coronavirus. Paralelamente, y tal como avanzó este diario, se interpusieron dos denuncias en los juzgados de Logroño por identidad falsa después de que la Audiencia Nacional respondiera que no es competente para investigar estas denuncias. Con todo, las diligencias continúan y el próximo 29 de junio el instructor escuchará en sede judicial a Breica, su mujer y las dos personas que estuvieron retenidas con él.

Igualmente la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos han solicitado que declaren las otras presuntas víctimas que se querellaron contra Ghali y otra veintena más de miembros del Polisario hace ahora 13 años y reclaman además que se incorpore el informe pericial psicológico de una de ellas. "La pertinencia de la antedicha declaración solicitada encuentra su justificación en el contenido de la querella, con el fin de que aclaren existencia de lo narrado e el cuerpo de la misma e identifiquen a los querellados que les torturaron", reza el escrito presentado por la Asociación.