El adelanto electoral, la pandemia y las impugnaciones en las listas han dificultado aún más la posibilidad de votar en las elecciones del 4-M a los madrileños que residen en el exterior. Así lo denuncia el colectivo de emigrantes Marea Granate, que asegura estar recibiendo numerosas quejas por parte de personas que, a cinco días de la cita con las urnas, aún no habrían recibido las papeletas.

En total, solo cerca del 8% de los 329.130 madrileños residentes fuera de España podrá votar en las próximas elecciones autonómicas. Según los datos provisionales de la Oficina del Censo Electoral, se han aceptado un total de 25.919 solicitudes para ejercer el derecho al sufragio entre los residentes ausentes de la Comunidad de Madrid que figuran inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA).

Sin embargo, la plataforma Marea Granate, así como el área de Acción Política de Izquierda Unida en el Exterior, denuncian que varias de las personas que han "rogado" su voto dentro de los plazos indicados continúan sin recibir los sobres.

Fuentes diplomáticas destacan la "intensa labor de coordinación" del Ministerio de Exteriores a través de su red de embajadas con sección consular y oficinas consulares "para que se respeten de forma escrupulosa todos los pasos establecidos en la LOREG". También el seguimiento junto a Correos España.

Papeletas 'enviadas' que no llegan

"Rogué el voto en cuanto se abrió el plazo. He hecho seguimiento de mi solicitud en la web y aparecen como enviadas el pasado 19 de abril, pero la realidad es que no han llegado. Faltan solo cinco días de la cita con las urnas y hay un fin de semana y un festivo entre medias. Doy por hecho que, una vez más, no voy a poder votar. He llamado al consulado y me han confirmado que había más personas en mi situación. Me da mucha rabia y dolor no poder ejercer mi derecho al voto", cuenta a Vozpópuli Berta Burguete, que lleva 20 años viviendo en Dinamarca.

El mío no es un caso aislado. Hemos recibido muchas quejas de Dinamarca, pero también de Francia, Bruselas, Noruega y Japón

Es antropóloga, filósofa y portavoz de Marea Granate. "Lamentablemente, el mío no es un caso aislado. Hemos recibido muchas quejas de Dinamarca, pero también de Francia, Bruselas, Noruega y Japón. Si hay dificultades en países europeos, en otros continentes la mayoría de papeletas no va a llegar ni de broma", asegura desde Copenhague.

Burguete apunta también a las restricciones de movilidad derivadas de la pandemia de coronavirus y a las impugnaciones de las listas electorales. "Todo se ha visto ralentizado, aparte de la enorme desinformación que hay en torno al proceso", señala. "Exteriores hace caso omiso", lanza.

Dinamarca, Bélgica, Colombia...

Paz Pérez es otra de las afectadas. Vive en Bruselas, trabaja en una institución gubernamental y reconoce que, pese a encontrarse en una situación ventajosa, ya que su acceso a la tecnología es fácil y no tiene dificultad para desplazarse, las papeletas tampoco le han llegado. "El Estado debería garantizarnos y facilitarnos el derecho al voto. Llevo viviendo fuera desde 2004 y las elecciones de 2011 fueron las primeras en las que no pude votar", dice.

Pérez insiste en que "el proceso del voto rogado es realmente complicado, primero, porque nadie nos informa sobre lo que hay que hacer y, después, porque lo que hay que hacer no es fácil y los plazos no son nada holgados". "No entiendo la necesidad de hacer este proceso tan complicado. Para un español en el extranjero es más fácil hacer la declaración de la renta con el certificado electrónico que esto", compara.

La pandemia ha puesto de manifiesto que las cosas funcionan bien de forma telemática. No entiendo que sea tan complicado

La madrileña no está de acuerdo con que la pandemia haya influido en el asunto. "Precisamente la pandemia ha puesto de manifiesto que las cosas funcionan bien de forma telemática", defiende. "Esto pasa cada vez que hay elecciones y es muy frustrante. Estos comicios son muy importantes. A mi modo de ver hay un partido que está poniendo en jaque la democracia y quiero votar", afirma.

Alicia Gaban, una de las responsables de IU Exterior, advierte que: "Ante las trabas que hemos visto que está sufriendo la emigración en este nuevo proceso electoral hemos decidido reactivar el buzón de denuncias".

De momento, dice, han recibido quejas por parte de residentes registradas como CERA Dinamarca, Colombia y Bélgica. "En el plazo para solicitar el voto, algunas no habían recibido la comunicación oficial para hacerlo a tiempo. Por ejemplo, en el caso de Colombia lo recibieron pasado el plazo límite (5 de abril) para poder solicitarlo", indica Gaban.

El rol de Exteriores

"La falta de información por parte del Ministerio de Asuntos Exteriores es la primera problemática. Esta solicitud se podría realizar de manera telemática, pero no todo el mundo lo sabe ni tiene acceso a los medios necesarios. Gracias a la labor que realiza Marea Granate muchas personas si consiguieron realizar este paso por las infografías y guías que han puesto a disposición de la ciudadanía", apunta.

En la fase para votar desde el exterior, añade, estamos observando que hay un retraso en la llegada de la documentación electoral. "Esto conlleva a que los electores no puedan ejercer su derecho al voto, ya que en el consulado no se disponen las papeletas porque no es un colegio electoral", denuncia.

Según Gaban, gracias a la propuesta de PSOE y Unidas Podemos para reformar la ley electoral, en IU están "convencidas de que estas serán las últimas convocatoria en la que se tenga que rogar el voto, permitiendo agilizar el trámite y permitir su participación democrática".

Fuentes diplomáticas aseguran que desde Exteriores se realiza una intensa labor de coordinación para que se respeten escrupulosamente la LOREG"

Fuentes diplomáticas consultadas por este diario aseguran que "desde el Ministerio de Asuntos Exteriores se realiza una intensa labor de coordinación de nuestra extensa red de embajadas con sección consular y Oficinas consulares para que se respeten de forma escrupulosa todos los pasos establecidos en la LOREG".

De este modo, dicen, se hace un estrecho seguimiento junto con Correos España y las empresas locales de correos para localizar los envíos de la documentación electoral y hacerles un exhaustivo seguimiento. "La pandemia, como es lógico, está afectando a dichos envíos, algo ajeno por completo a las oficinas consulares (OC)", reconocen.

Según las mismas fuentes, estas oficinas estarían articulando medidas para que, en aquellos países donde hay limitaciones a la movilidad, los electores se puedan desplazar a las OC para ejercer su derecho al sufragio.