Declaración en el Supremo

El exconseller Jordi Jané estuvo en la protesta del 20-S ante la delegación de Hacienda

Lo reconoció ante el juez Llarena en su declaración como testigo, pero argumentó que fue “para ver el ambiente”

REUNIÓN SEMANAL DEL GOBIERNO CATALÁN
REUNIÓN SEMANAL DEL GOBIERNO CATALÁN Toni Albir

El exconseller de Interior de la Generalitat Jordi Jané estuvo el pasado 20 de septiembre en la concentración multitudinaria frente a la sede de la delegación de Economía y Hacienda en la que permanecieron retenidos durante horas los guardias civiles y la secretaria judicial, que acudieron a realizar un registro. Así se lo reconoció el exmiembro del Govern al juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena el pasado 30 de enero durante su declaración como testigo a la que ha tenido acceso Vozpópuli.

Por estos hechos fueron enviados a prisión los líderes de ANC y Omnium, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, respectivamente, y fue la causa de la primera imputación por sedición contra el exmayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero. Hasta en tres ocasiones se refirió Jané a su presencia en los alrededores del edificio en el que a lo largo de la jornada y hasta la madrugada se llegaron a dar cita varias decenas de miles de personas que destrozaron varios coches de la Guardia Civil.

Jané admitió haber estado, pero restó hierro a su presencia diciendo que fue “un rato viendo el ambiente” y “sin acercarse al núcleo”. “No acudí por la mañana ni a las horas de más afluencia a esa concentración. Sí que recuerdo que ese día por la tarde mi hermana había venido a Barcelona de compras, yo había quedado con ella antes de cenar y para ir donde estaba el coche pasé por la Rambla Cataluña, pero no nos quedamos allí”, explicó a preguntas del fiscal.

"Acercarse un poco"

Más adelante, a preguntas de una de las abogadas de las defensas se excusó de nuevo y dijo que inicialmente no tenía “ninguna intención de ir”, pero luego se acercó . ”Fue incluso en esa sensación de a ver un poco el efecto que creo que muchos ciudadanos tenemos que cuando en un lugar pues se ve movilización, acercarse un poco también para ver lo que está ocurriendo”. El letrado de VOX, que ejerce la acusación popular, le preguntó cuántos minutos estuvo y si fueron más de 20. “No creo”, contestó Jané.

Hizo hincapié en recordar que él en ese momento ya había sido cesado del Gobierno y no tenía ninguna responsabilidad política por lo que era “un ciudadano más”. Confesó que en la zona en la que estuvo él no se veían los vehículos de la Guardia Civil destrozados ni supo lo que había sucedido con la comisión judicial hasta que se enteró por la prensa. Añadió que en la parte en la que estuvo él no había “ningún tipo de situación violenta”.

Jordi Jané estuvo al frente de la Consejería de Interior de la que dependen los Mossos d’Esquadra desde el 22 de junio de 2015 hasta el 14 de julio de 2017. Abandonó el Govern junto a otros consellers en una remodelación que se interpretó como un movimiento del expresidente Carles Puigdemont para deshacerse de los miembros poco comprometidos con el referéndum y la vía unilateral.

Votó el 1-O "como un ciudadano"

A lo largo de una hora de comparecencia, Jané insistió en enmarcar su salida en una doble explicación: por un lado alegó que había cumplido su objetivo de que se convocase la Junta de Seguridad con el Ministerio del Interior después de ocho años y, por otro, la posibilidad de que la Generalitat convocase el referéndum de forma unilateral.

“Por mi forma de ser yo no compartía un escenario de Gobierno en el que hubiese un contexto de no acuerdo”, dijo textualmente Jané en su interrogatorio. No obstante, al mismo tiempo dijo que, incluso después de haber cesado, seguía pensando que el acuerdo era posible porque esa intención era la que le transmitían los miembros del Gobierno autonómico.

Pese a su rechazo a la vía unilateral también admitió que votó en el referéndum del 1-O “como un ciudadano”, concretamente en el instituto público de su pueblo tarraconense de Argos. Preguntado por el juez acerca de si sabía que esa consulta había sido declarada ilegal por el Tribunal Constitucional, Jané -actualmente profesor de Derecho Constitucional en la universidad Pompeu Fabra- reconoció que sí. No obstante, volvió a insistir en que lo hizo con el convencimiento de que su participación sirviese para lograr un acuerdo con el Gobierno.

Niega los consejos para borrar pruebas

En otro momento, VOX le preguntó por una llamada telefónica interceptada por la Guardia Civil que obra en el sumario en la que interviene su mujer y el considerado ideólogo del procés, Carles Viver. Este último le dice a su interlocutora que el exconseller le aleccionó sobre cómo borrar datos de su móvil y su ordenador por lo que la Guardia Civil no encontraría pruebas contra él.

Jané dijo haberse enterado de esa conversación por la prensa y negó haber hablado nunca de ese tema con Viver ni haberle puesto en contacto con ningún técnico de los Mossos para esa materia. “Yo no soy técnico ni he asesorado nunca sobre uso de móviles ni a Viver ni a nadie”.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba