No es habitual encontrar al máximo representante de la Guardia Civil pronunciarse en temas políticos con absoluta franqueza. Y, menos aún, hacerlo en dos episodios consecutivos. María Gámez ha mostrado públicamente su apoyo al alcalde de Sevilla, Juan Espadas, frente a Susana Díaz en las primarias del PSOE andaluz. Un gesto que ha airado al susanismo… y sorprendido a los miembros del cuerpo, quienes insisten en la imagen de neutralidad política que debe dar el Instituto Armado.

El guiño de Gámez Espadas, candidato a liderar a los socialistas andaluces, tuvo lugar en una entrevista en Canal Sur Radio: “Sin lugar a dudas representa bien ese nuevo liderazgo que Andalucía necesita”. La directora de la Guardia Civil definió al alcalde de Sevilla como una “persona muy preparada, muy fresca y también muy capaz de integrar”. Apoyo sin fisuras para tomar las riendas en una de las federaciones de mayor peso del PSOE.

Gámez insistió en la “amistad” que le une con Espadas desde los tiempos en que ella trabajaba en la Junta de Andalucía -donde se desempeñó inicialmente como funcionaria- y también cuando asumió la subdelegación del Gobierno en Málaga. Cabe recordar que la trayectoria política de Gámez siempre ha estado vinculada al PSOE en una de las plazas más importantes de la región, el ayuntamiento de Málaga, siendo concejala y candidata a la alcaldía.

Sorpresa en la Guardia Civil

El posicionamiento de Gámez ha sorprendido en el seno del cuerpo que dirige. Fuentes consultadas por Vozpópuli recuerdan su reciente intervención en un mitin del PSOE en la campaña electoral madrileña. Fuentes de su entorno justificaron su participación aseverando que esos días había recibido una carta con balas y que el partido quería arroparla en un “momento duro”.

Pese a todo, voces del cuerpo recelaron de su intervención, recordando que la Guardia Civil es una institución ‘apolítica’. Y que, pese a que su directora no se debe a los mismos principios por no vestir el uniforme, intervenciones en estos términos “no ayudan” a mantener la imagen de neutralidad política del cuerpo. “Que levante la mano quien haya visto alguna vez en su vida a un director general de la Guardia Civil -en este caso, la primera directora- dar un mitin electoral”, se leía en un mensaje de que circulaba por WhatsApp.

Llueve sobre mojado”, lamentan desde algunos sectores al ver el nuevo posicionamiento político de su directora, esta vez en la disputa que mantiene el PSOE-A. “Su mitin ya provocó revuelo interno y ahora suma un nuevo episodio -inciden voces del Instituto Armado-. Tenemos 177 años de historia y nos debemos a la neutralidad política. Nos da igual que las opiniones sean a favor de un partido o de otro, o de cualquier candidato; todas chocan por igual con nuestro ADN”.

Malestar en el 'susanismo'

Las palabras de Gámez también han sorprendido en el equipo de Susana Díaz, que aspira a conservar el liderazgo del PSOE andaluz. El entorno del Díaz reclama un proceso neutral y sin injerencias. Ferraz apuesta claramente por el relevo de Díaz. De hecho, forzó el adelanto de las primarias en contra del criterio de la actual líder del socialismo andaluz. Sin embargo, los máximos dirigentes del partido han mantenido hasta el momento una escrupulosa neutralidad en el proceso interno. Estas fuentes recuerdan que la portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, dijo a preguntas de los periodistas que ella "no tiene candidatos en otras federaciones". "Tengo compañeros", afirmó.

Los equipos de Espadas y Díaz están enfrascadas en la recogida de avales para las primarias, que se celebran el 13 de junio. Existen presiones dentro del PSOE-A para decantarse públicamente por un candidato. Numerosos parlamentarios y cargos medios e intermedios de la federación andaluza están mostrando sus preferencias en las redes sociales en los últimos días.

Carrera de Gámez

La carrera política de Gámez está vinculada al PSOE de Andalucía. Ha sido candidata del PSOE a la alcaldía de Málaga, delegada de la Junta de Andalucía también en Málaga y llegó a presidir la ejecutiva socialista de esa provincia. Gámez asumió la subdelegación del Gobierno en Málaga tras la moción de censura en 2018. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, le nombró directora General de la Guardia Civil tras la investidura de Pedro Sánchez a principios del 2020. Es la primera mujer al frente del Cuerpo en sus 177 años de historia.