“Ángel, presidente, necesitamos palabras y no balas. Necesitamos tu palabra, tu ejemplo, presidente. ¡Ánimo!”. El PSOE quiso arropar a su candidato a las elecciones madrileñas, Ángel Gabilondo, en el acto celebrado este fin de semana en el Puente de Vallecas. Los ministros Fernando Grande-Marlaska y Reyes Maroto, o la portavoz del partido en el Congreso, Adriana Lastra, fueron algunos de los rostros más reconocibles del encuentro.

A ellos se sumó la directora de la Guardia Civil, María Gámez, quien trasladó su apoyo al candidato socialista mediante las citadas palabras de ánimo; un gesto que ha generado cierto malestar en las filas del Instituto Armado por el posicionamiento político tan pronunciado de su cabeza visible.

“Que levante la mano quien haya visto alguna vez en su vida a un director general de la Guardia Civil -en este caso, la primera directora- dar un mitin electoral”. El mensaje circula por la red social WhatsApp acompañado de un extracto de la intervención de María Gámez en el Puente de Vallecas.

En el vídeo, de poco más de un minuto de duración, la directora del Instituto Armado apela a la necesidad de “palabras” y “no balas”, tras la recepción de sobres con amenazas que recibieron ella y el propio Marlaska, así como el exvicepresidente segundo Pablo Iglesias. Desde la dirección de Correos se ha pedido la destitución del empleado que debía supervisar el contenido de estos envíos, remitidos a dependencias del Ministerio del Interior.

En su alocución, Gámez señaló que “nunca nadie en este país debe pasar miedo ni estar amedrentado por amenazas” y que “quien siembra vientos recoge tempestades”, en clara referencia a los derroteros políticos en los que ha derivado la campaña electoral en Madrid y el envío de los tres sobres. “Mucho cuidado con jugar con esto, con no recriminarlo. Ángel [Gabilondo], presidente, necesitamos palabras y no balas; necesitamos tu ejemplo”. El PSOE colgó su intervención en su cuenta oficial de Twitter.

Malestar en la Guardia Civil

El discurso ha levantado ciertas ampollas en un sector de la Guardia Civil. Voces internas del cuerpo muestran su disconformidad con el alineamiento tan claro de su directora. Tras ser candidata por el PSOE en Málaga, Gámez asumió el puesto de subdelegada del Gobierno en Málaga, donde conoció de primera mano el desempeño del Instituto Armado; especialmente en el rescate del niño Julen, atrapado y fallecido en un pozo de Totalán. En enero de 2020, Marlaska la nombró primera mujer directora de la Guardia Civil en sustitución de Félix Azón.

Sectores del cuerpo consideran que el discurso de María Gámez en Puente de Vallecas encajaría en tiempos anteriores de su trayectoria profesional y política, y no en su actual posición como directora del Instituto Armado. Gámez, no obstante, no se debe a la neutralidad política que impera entre los verdes al no ser miembro de la Guardia Civil. Pero los comentarios discrepantes no dudan en manifestar su contrariedad: “No es fácil recordar un discurso de un director tan marcado en términos políticos”.

El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante la toma de posesión de María Gámez como directora de la Guardia Civil.

Desde que María Gámez tomara las riendas del Instituto Armado, ha afrontado varias polémicas que han sacudido la estructura de la institución. La más sonada y la que supuso mayores consecuencias fue el del coronel Diego Pérez de los Cobos, considerado ilegal por un juez en una decisión recurrida por Interior y que desencadenó una batería de dimisiones y reubicaciones en puestos clave. Todo ello levantó una profunda polvareda política.

No nos gusta vernos envueltos en políticas partidistas o que nos acusen de estar politizados. E intervenciones como esta claramente no nos ayudan”, apuntan las voces discrepantes del Instituto Armado. A su juicio, no recuerdan mítines de tan marcado carácter político de sus directores; al menos, mientras estaban en activo.

Las palabras de Marlaska

Fernando Grande-Marlaska intervino inmediatamente después de la directora de la Guardia Civil. El ministro del Interior también apeló a la necesidad de votar a Ángel Gabilondo: "Ayuso y Vox tratan de enfrentar a esta comunidad con el resto de España, con algún cartel abominable que aún sigue en alguna estación de metro". A su juicio, los sucesivos gobiernos populares en Madrid se han caracterizado por "26 años de odio y señalamiento del diferente".

Marlaska es una de las figuras más destacadas con las que el Gobierno ha tratado de arropar a Gabilondo en esta carrera autonómica hacia el 4-M. Tras su intervención del sábado, el ministro participó en otro mitin en el que habló de escándalos como Avalmadrid, Lezo, Púnica o 'máster' para referirse al PP: "Todas esas operaciones criminales de una organización criminal que realmente han mostrado lo peor de la política, lo peor del servicio público".

Palabras que de inmediato generaron reacción entre los populares. "Vete ya", le exigía la diputada del PP y portavoz de Interior en el Congreso Ana Vázquez Blanco a través de sus redes sociales.