La irrupción del coronavirus ha puesto en jaque al destacamento que el Ejército del Aire mantiene en Senegal. Medio centenar de efectivos cumple cuarentena en un hangar de la base de Senghor, en Dakar, que no cumple con las condiciones sanitarias mínimas ni tampoco de higiene. El Ministerio de Defensa trata de repatriar al contingente para que cumpla el aislamiento en territorio nacional o que sea trasladado a otra base francesa más adecuada a estos efectos.

La situación de los militares españoles forma parte del informe que el Ministerio de Defensa ha presentado en el Congreso en el que aborda el estado de las misiones militares en el exterior. El Ejército del Aire mantiene un despliegue en Senegal de medio centenar de efectivos que trabajan en torno a un avión C-295. Su misión principal, cooperar con las fuerzas aliadas -principalmente Francia y también la Unión Europea- en operaciones en el Sahel, la mayoría de ellas de lucha contra el terrorismo.

En los últimos meses se ha puesto en marcha un plan de reestructuración de las bases. Así, el contingente español se desplegará en el aeropuerto internacional Blaise Diagne de Dakar. Senegal les ha impuesto una cuarentena obligatoria antes de efectuar este cambio de localización. El problema está en que las instalaciones habilitadas, un hangar en la base aérea de Senghor, “no reúne las condiciones sanitarias ni de higiene” necesarias para cumplir con un aislamiento de estas características, según relata el informe del Ministerio de Defensa.

Repatriación o cambio de instalaciones

El departamento dirigido por Margarita Robles ha iniciado los trámites para que el contingente español abandone este hangar y pase su cuarentena en un espacio apto. La prioridad es repatriarlos y que cumplan el aislamiento en territorio nacional o, en su defecto, que sean transferidos a un campamento francés en la misma base de Senghor con mejores condiciones que el hangar que ahora ocupan.

Defensa ha dotado a la misión de Senegal de un presupuesto de 35 millones de euros para 2020, cuatro millones menos que en el curso anterior. El informe presentado en el Congreso destaca las 7.583 horas de vuelo que se realizaron el año anterior en esta zona de operaciones, así como el transporte de 33.980 pasajeros y 5.374 toneladas de carga.

El total de las misiones

De acuerdo a los datos facilitados en el Congreso, Defensa incrementa un 22% el presupuesto para misiones en el exterior: de 966 millones en 2019 a 1.180 en 2020. Líbano (129,8 millones), la lucha contra la piratería en aguas de Somalia (95,6), Mali (110,1), Irak (146,2) y las fuerzas marítimas permanentes junto a la OTAN (161,3) son las operaciones que supondrán un mayo desembolso.

Entre otros datos relevantes ofrecidos a los diputados, Defensa detalla que el despliegue de la fragata Méndez Núñez en un grupo de combate estadounidense supuso un desembolso de 21,8 millones de euros. Cabe recordar que Robles ordenó su retirada cuando este grupo se desplegó de forma no prevista en el estrecho de Ormuz, en plena escalada de tensión entre Washington y Teherán. El buque español prosiguió su ruta y realizó una vuelta al mundo en homenaje al quinto aniversario de la circunnavegación de Juan Sebastián Elcano.

En la misma comparecencia, Margarita Robles reveló que las Fuerzas Armadas cuentan con un plan para desplegarse en un plazo máximo de 48 horas frente a posibles brotes futuros del coronavirus.