Grupos de manifestantes han comenzado a lanzar objetos contra los Mossos d'Esquadra y a quemar barricadas en Barcelona, Gerona y Vilafranca del Penedès (Barcelona) en el transcurso de las manifestaciones convocadas este viernes por la libertad del rapero Pablo Hasel.

Por cuarta noche consecutiva, centenares de personas han salido a la calle en Barcelona, unas 1.500 personas según la Guardia Urbana, y como en días anteriores han vuelto a quemar contenedores, en concreto, en la calle Marqués d'Argentera, a la altura de Pla de Palau, cerca de la sede del Parlament.

La manifestación ha arrancado a las 19:00 horas en la plaza Universitat y, posteriormente, los concentrados han bajado por Via Laietana hasta Pla de Palau, donde han comenzado a quemar contenedores y han atacado dos sedes bancarias.

También en el Born, manifestantes violentos han destrozado los cristales de una entidad bancaria y algunos de ellos han penetrado en su interior y han destruido todo el material que encontraban a su paso, como ordenadores y mobiliario.

Se han lanzado todo tipo de objetos

Previamente, grupos de violentos han lanzado todo tipo de objetos, como piedras y botellas, a la línea policial de los Mossos, en las inmediaciones donde está la sede la Policía Nacional en Via Laietana.

En Girona, algunos manifestantes han comenzado a quemar contenedores en la zona de la calle Canalejas, lo que ha dado paso a los primeros enfrentamientos con los Mossos d'Esquadra.

Desde ahí, se han desplazado a la zona de la Copa, en un lugar elevado debajo de la vía del tren, y allí han quemado contenedores y han lanzado objetos contra los Mossos, que han detenido a dos personas.

Los incidentes se reproducen en Vilafranca del Penedès, donde la policía ha alertado que grupos violentos lanzaban pirotécnia contra la línea policial ante la comisaría.

Algunos manifestantes han destrozado las vallas de seguridad que rodean el perímetro de la comisaría de Mossos, donde han lanzado piedras y pintura contra un vehículo policial.

Las protestas por el encarcelamiento del rapero leridano han reunido a casi doscientas personas en Vilafranca del Penedès bajo el lema "Seguimos. Extendemos la rabia por todas partes".