La Audiencia de Lérida ha confirmado otra condena de dos años y medio para el rapero Pablo Hasel por amenazar al testigo de un juicio contra unos guardias urbanos. Esta pena, recurrible todavía ante el Tribunal Supremo, podría sumarse a los nueve meses de cárcel que ya está cumpliendo por enaltecimiento al terrorismo. La resolución lleva fecha de la semana pasada y confirma la condena dictada en marzo por un juzgado de la provincia que dio por probadas las amenazas del rapero al testigo. "Te mataré, hijo de puta, ya te cogeré”, le dijo tras intentar agredirle.

Hasel ha sido condenado en este caso por los delitos de obstrucción a la justicia y amenazas. La noticia se conoce dos días después de que ingresara en prisión, un hecho que ha provocado concentraciones y gestos de apoyo en diferentes puntos de España, algunos de ellos han acabado en violencia contra la Policía con detenidos y heridos. El juzgado de Lérida deberá decidir ahora si obliga al rapero a cumplir esta nueva pena de prisión impuesta.

Según el relato de hechos probados de la primera condena dictada por el Juzgado de lo Penal número 3 de Lérida recogida por Vozpópuli, Pablo Hasel acusó en 2017 a la Guardia Urbana a través de su cuenta de Twitter de comprar a un testigo falso para lograr la absolución de dos agentes "que dieron una brutal paliza" a una tercera persona. En el mensaje adjuntaba la foto del testigo.

En esas mismas fechas, el testigo fue asaltado por Hasel en una cafería: “¿Tú eres amigo de los urbanos? ¡Has visto lo que has hecho!" . Acto seguido, le rapero, que iba con un perro, "intentó propinarle una patada". Las personas que estaban presentes acudieron a evitar la agresión y le separaron, momento en el que profirió las amenazas. En la sentencia que confirma sus dos años y medio de cárcel le absuelve del delito de maltrato de obra en grado de tentativa (el intento de de agresión).

La opinión de los jueces

"En el presente supuesto, a pesar de la escasa motivación de la sentencia, las penas impuestas tanto por el delito de obstrucción a la justicia como por el delito de amenazas se hallan dentro de los márgenes legales y resultan proporcionadas a la gravedad de los hechos en relación con el contexto en que se producen", dice ahora la Audiencia Provincial de Lérida.

Hasel alegó que las frases que se le achacan carecían de de credibilidad y que en todo caso no son una amenaza grave, seria y creíble por ser potencialmente esperado un comportamiento agresivo. Añadía que el testigo no dice que tema por su vida. No obstante, los jueces entienden que los hechos sí suponen una amenaza. Las expresiones formuladas por el acusado han sido correctamente calificadas en la sentencia apelada como constitutivas de un delito de amenazas", zanja el tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial en la sentencia.

El encarcelamiento del rapero -que acumula otras condenas, una de ellas de dos años que le fue suspendida en 2019- ha desatado una oleada de protestas que en los dos últimos días han acabado con disturbios en varias poblaciones.  Hasel tiene además otras causas con la Justicia, algunas de ellas ya firmes como una condena de 2015 en la que el Tribunal Supremo sancionaba a dos años de prisión su "discurso de odio" en letras de canciones en las que celebraba los atentados de ETA, GRAPO o Al Qaeda. También tiene pendiente de recurso otra condena por atacar a un periodista de TV3 que cubría un acto de protesta celebrado en la Universidad de Lérida donde fue finalmente detenido.