La detención del rapero catalán Pablo Hasel, que tuvo lugar el pasado martes en la Universidad de Lérida, ha dividido a la ciudadanía entre los que defienden y exigen su libertad y los que consideran justa su condena de prisión. Tal ha sido el debate que, desde hace dos días, en distintos puntos de España, se han producido manifestaciones y disturbios exigiendo la liberación del rapero.

Altercados en una manifestación en apoyo al rapero Pablo Hasel este miércoles

Para los que están en contra de su encarcelamiento, Hasel es una víctima de leyes contrarias a la libertad de expresión. Pero, ¿por qué ha entrado en prisión ? ¿Cuáles son los delitos que ha cometido y cuáles son las causas que tiene pendientes?

¿Por qué ha sido condenado?

El rapero ilerdense, cuyo verdadero nombre es Pablo Rivadulla, fue condenado en 2014 a dos años de cárcel por enaltecimiento del terrorismo en una serie de canciones subidas a la plataforma Youtube. Este delito, que castiga la justificación de actos terroristas, viene recogido en al artículo 578 del código penal.

Hasel, en las canciones por las que fue condenado, entonaba frases como: "Pienso en balas que nucas de jueces nazis alcancen", "¡merece que explote el coche de Patxi López!" o "quienes manejan los hilos merecen mil kilos de amonal".

No obstante, en 2019, la Audiencia Nacional suspendió la ejecución de la sentencia, debido a que esta no superaba los dos años (art. 80). Hasel, además, no contaba con antecedentes penales.

Segundo juicio

En marzo de 2018, el cantante catalán volvió a ser condenado por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a través de Twitter.

En concreto, según Noticias Jurídicas, "el autor fue condenado por incluir en su perfil en redes sociales comentarios en forma de tuits donde se incorporaban vídeos que incitaban a la violencia, comentarios que se consideran enaltecedores del terrorismo, y vejatorios para la Corona y otras Instituciones del Estado como las Fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado". 

Algunos de los tuits fueron estos: "Policía Nazi-onal torturando hasta delante de las cámaras" o "el mafioso del Borbón de fiesta con la monarquía saudí, entre quienes financial el ISIS queda todo"

La Sala de lo penal, en una primera instancia le impuso la pena de dos años y un día de prisión, aunque finalmente, la condena fue rebajada a nueves meses de prisión por el Tribunal Supremo.

Esta condena provocó su entrada en prisión debido a que la suspensión de su anterior condena por el mencionado art.80 del Código Penal estaba supeditada a que el autor del delito no volviera a delinquir, algo que sí hizo.

Agresión a un periodista

El verano pasado, el rapero ilerdense fue condenado a seis meses de prisión por agredir a un periodista de TV3 en una rueda de prensa celebrada en la Universidad de Lérida. Los hechos tuvieron lugar en 2016; en ellos, Hasel, además de insultar al enviado de la cadena catalana, le empujó y le roció con un líquido de limpieza.

Por este motivo, además de la pena de prisión, el catalán fue condenado a indemnizar a la víctima con 12.150 euros.

Nueva condena

Este jueves se ha conocido que la Audiencia de Lérida  ha confirmado otra condena de dos años y medio para el rapero por amenazar al testigo de un juicio contra unos guardias urbanos. Esta pena,  todavía recurrible todavía ante el Tribunal Supremo, podría sumarse a los nueve meses de cárcel que ya está cumpliendo.

Hasel, en esta ocasión, ha sido condenado por los delitos de obstrucción a la justicia y amenazas (art.464), al probarse las amenazas que propinó al testigo tras intentar agredirle: "Te mataré, hijo de puta, ya te cogeré".