La diputada por Ciudadanos en la Asamblea de Madrid Elena Álvarez Brasero ha comunicado este lunes que abandona el partido ante la "pérdida de rumbo" y falta de liderazgo del mismo del mismo, y critica el "despotismo y nepotismo" en los nombramientos más relevantes

La exdiputada naranja denuncia en una carta que el partido "ha ido perdiendo el rumbo" en los últimos tiempos, y critica "la inexistencia de una estrategia coherente, un ideario claro y unos valores firmes".
"Un proyecto político que carece de dichos elementos, deja de ser útil a la sociedad", señala en su carta.

Álvarez también ha reprochado a la actual directiva naranja la falta de "liderazgos reales, desde el ámbito nacional, autonómico y municipal".


Además censura la falta de transparencia en la toma de decisiones y "ejercicios de despotismo y nepotismo a la hora de seleccionar a quienes ocupan los cargos de mayor responsabilidad".

Cs, al borde de quedarse fuera de la Asamblea

La última encuesta sobre las elecciones autonómicas publicada este lunes en La Razón (realizada por NC Report): el PP ganaría los comicios con el 40,1% de los votos, lo que le otorgaría 56 diputados. De esta forma, conseguiría 26 escaños más (logró 30) y casi 18 puntos más (obtuvo el 22,2% el 26-M).

Ese resultado, el 40,1% de los votos, implicaría ganar al segundo partido en liza, el PSOE de Ángel Gabilondo, en 14,1 puntos. Y es que hay que recordar que los socialistas fueron la primera fuerza en los pasados comicios autonómicos.

A pesar de esa gran victoria, Ayuso seguiría necesitando a Vox y a Ciudadanos para continuar al frente del Gobierno madrileño. De hecho, la suma con Vox, que lograría 12 escaños, repitiendo el resultado del 26-M, les dejaría a tan solo un voto de la mayoría absoluta. Y ahí entraría Ciudadanos, que resistiría en la Asamblea madrileña con prácticamente el mínimo de los votos para sobrevivir: 5,1% (por debajo del 5% no obtendrían representantes) y siete diputados.