Carlos Carrizosa (Barcelona, 1964) busca que Ciudadanos tenga un papel clave no solo en Cataluña, sino también en el Congreso de los Diputados. Aunque los sondeos no le acompañan, afirma que tampoco en 2017 acertaron, cuando la formación naranja ganó con 36 diputados. En esta entrevista con Vozpópuli pide al PSOE y al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que "recapacite" sobre qué socios ofrecen más "seguridad". Si ellos o Podemos. Asegura que, si los números dan, Cataluña "puede ser la llave" de un futuro cambio en "el Gobierno de España". Y no tiene dudas de que ERC y JxCat "lo volverán a hacer" en cuanto les surja la "oportunidad".

-Si los números dan, ¿entrarán en un Gobierno con Illa?

-Nosotros gobernaríamos con Illa, lo cual no quiere decir que partamos de la base de que forzosamente vaya a ser el más votado. Nosotros tenemos mucho voto de indecisos que estoy seguro que podremos movilizar antes de las elecciones. Pero sí, si Ciudadanos tiene un buen resultado deberíamos formar un Gobierno con el PSC, arrastrándoles si es preciso porque estoy convencido de que si no sacamos un buen resultado Illa ya tiene preparado el tripartito con ERC y los comunes.

-¿En su oferta también cabría dar apoyo a un Gobierno de PSC con Podemos?

-Lo que no podríamos admitir en ningún caso es un Gobierno con ERC. Jamás le daríamos apoyo. Si el constitucionalismo consigue ganar por un escaño al independentismo, nos sentaremos a hablar con quien sea para formar un Gobierno que sea de cambio en Cataluña. Cuantas más fuerzas agrupemos, más garantía habrá de que se dé un cambio.

-Entonces, diríamos, que la línea roja es ERC pero no Podemos.

-La línea roja absoluta es el independentismo, pero con Podemos es complicado porque tiende a querer un Gobierno con ERC. Con Podemos es muy difícil, porque siempre han intentado torpedear cualquier posibilidad, incluso en el Gobierno de España, de que se pactaran los Presupuestos con nosotros. Ellos prefieren como socios a ERC. Soy consciente de las dificultades, pero también hay que decir que es necesario un cambio en Cataluña y que, por primera vez, los partidos separatistas no estén en el Gobierno. Es una oportunidad única de cambio que no se ha visto nunca en Cataluña

-¿Cree que Pedro Sánchez podría vetar su apoyo al Govern para no comprometer la legislatura en Madrid?

-Ya le dimos la oportunidad a Sánchez de tener un apoyo más estable para hacer políticas más sensatas en un entorno de pandemia y con una necesidad muy grande de recuperación económica en nuestro país. Las circunstancias de la pandemia deberían hacernos reflexionar a todos, también a Sánchez, sobre quiénes deben ser los socios que den más seguridad de que los problemas de los españoles están sobre la mesa. Somos nosotros esos socios: cuando nosotros pactamos el apoyo a los Presupuestos, lo que pusimos sobre la mesa eran medidas de ayudas directas para los autónomos y las familias, mientras que los socios que Sánchez escogió le ponían como condición la amnistía y la autodeterminación. Las nuestras afectan a los problemas reales de los ciudadanos, y las otras no. Ojalá el Gobierno de España recapacite y sea Cataluña la llave para cambiar la política en España.

Ojalá el Gobierno de España recapacite y sea Cataluña la llave para cambiar la política en España"

-De hecho, Illa, en el debate de TV3, admitió que Ciudadanos fue el único partido que dio apoyo a los sucesivos Estados de Alarma.

-Estoy convencido de que los problemas diarios que acarrea un Gobierno con un socio tan poco de fiar como Podemos puede hacer reflexionar al PSOE. El señor Illa agradeció lo que es una realidad, que dimos los apoyos a los Estados de Alarma, pero quiero recordar que no lo hicimos gratis, sino que lo hicimos a cambio de mejoras en la extensión de los ERTE y en las ayudas a los autónomos.

-¿Qué ha hecho mal Cs para ganar las últimas elecciones en Cataluña y ahora, según los sondeos, caer hasta una cuarta o quinta posición?

-A nosotros los sondeos nunca nos han sido favorables en las elecciones, y siempre hemos superado las expectativas. En las elecciones de 2017, a estas alturas, los sondeos nos daban empate con el PSC, y el PSC sacó 17 y nosotros 36. Otra realidad es que nuestro votante es el que menos se etiqueta, que no se dice ni de derechas ni de izquierdas, sino que es más pragmático y más posibilista, estudia más su voto y lo decide al final. Esto explicaría la gran bolsa de indecisos y de abstencionistas, y espero que la campaña que estamos haciendo que insiste mucho en la movilización lleve a las urnas a estos votantes y que acaben optando por Cs.

-¿Ciudadanos aceptaría los votos de Vox?

-Nosotros queremos formar un Gobierno y para ello esperamos que Vox no obstaculice un Gobierno de cambio. En Andalucía también se planteó una situación similar, llevábamos 40 años de socialismo y se sumó para hacer un Gobierno de cambio que eliminara los chiringuitos y terminara con el régimen clientelar socialista. Aquí en Cataluña es exactamente lo mismo. Yo espero que todos los partidos entiendan la necesidad de que entren partidos nuevos libres de nacionalismo en la Generalitat, que abran las ventanas y levanten las alfombras, que hagan una auditoría de la administración catalana, que den carpetazo al procés y que se impliquen en la reconstrucción de Cataluña. Si Vox no vota afirmativamente a eso, si Vox no lo posibilita, sus votantes de modo alguno lo entenderían y ellos lo saben.

-¿Cree que habrá indultos?

-Si hay tripartito seguro que hay indultos.

Un Gobierno con un socio tan poco de fiar como Podemos puede hacer reflexionar al PSOE"

-¿Cree que JxCat y ERC “lo volverán a hacer”? En sus lemas no hay ninguna mención a la independencia.

-Lo volverán a hacer porque yo me creo lo que ellos dicen. Lo ha dicho Junqueras, los Jordis… Nadie excluye una nueva declaración de independencia, aunque no la estén moviendo ni prometiendo, nunca la excluyen. En 2017 también hubo muchos que creían que no se atreverían y al final hicieron un referéndum ilegal, declararon la independencia, vulneraron todas las leyes posibles, atropellaron los derechos de la oposición... No han pedido perdón, dicen que el Estado español es represivo y dicen que lo volverán a hacer. Si ellos pidieran perdón a más de la mitad de los catalanes por todos los males que nos han afligido como sociedad, entonces pensaría otra cosa. Se pusieron la democracia por montera y decidieron que iban a decidir en nombre de la mayoría de catalanes y del resto de españoles. Ellos valoran el sentido de la oportunidad y, si tienen la oportunidad, lo volverán a hacer. 

-¿Fue un error no presentarse a la investidura tras ganar las elecciones en Cataluña en 2017?

-No entiendo la importancia que se le da. No entiendo la importancia política que se le da cuando todo el mundo sabe que no sumaban y que era solo un gesto. En un sistema parlamentario, si el candidato que ha ganado las elecciones no tiene apoyos, pues no se presenta. Pasó también en Andalucía, con Javier Arenas, del PP, y nadie dijo nada. 

-El PSC parece ser el único partido del bloque constitucionalista capaz de atraer a votantes de otro espacio… ¿Cómo lo explica?

-Discrepo de ello. El PSC es capaz de perpetuar al nacionalismo en la administración catalana. La prioridad del socialismo siempre es gobernar, siempre es pactar, nunca es ganar. Ciudadanos ha enfocado su acción política en ganar, y conseguimos lo que nadie había conseguido, que fue que una formación netamente constitucionalista ganara en votos y en escaños. Y ahora queremos gobernar para cambiar Cataluña. Esta ambición de cambio es lo que le ha faltado siempre a los socialistas. Si ERC entra en el Gobierno, le darán las competencias lingüísticas y se perpetuará la inmersión lingüística. No podemos esperar ningún tipo de mejora ni alivio a la presión nacionalista. Esto no es superar la política de bloques, es arrojarse a los brazos de los nacionalistas para gobernar.

-¿Qué cambiaría Cs si estuviera en el Gobierno de la Generalitat?

-Con Cs cambiaría que, de repente, el Gobierno de la Generalitat dejaría de hacer victimismo y política de división, dejaría de utilizar las tristes circunstancias de la pandemia para decir que si Cataluña fuera independentista habría habido menos muertos. Nos encargaríamos de hacer una auditoría a la administración catalana para determinar por dónde se está yendo el dinero, cerraríamos todas las embajadas y chiringuitos, como hemos hecho en Andalucía, reduciríamos el presupuesto de TV3 a la mitad porque es la más cara de España y la desarmaríamos para que no sea el aparato de propaganda del Govern, y aligeraríamos el peso y coste en la administración, que está llena de enchufados, para destinar ese dinero en mejoras a la educación, sanidad, servicios sociales e infraestructuras.