Carmen Calvo e Irene Montero mantienen su pulso a cuenta de la llamada 'ley trans'. El Consejo de Ministros dio luz verde al anteproyecto este martes coincidiendo con la semana del Orgullo y tras un largo periodo de negociaciones entre Vicepresidencia, Justicia e Igualdad y, en definitiva, entre los partidos de la coalición de Gobierno. Pero la tensión entre la vicepresidenta primera y la ministra de Igualdad continúa. Y se ha traducido en una guerra más soterrada que mediática.

Calvo siempre se ha mostrado contraria a la libre autodeterminación de género que finalmente contempla el articulado promovido por la cuota de Unidas Podemos y al que ha tenido acceso Vozpópuli. Según fuentes socialistas, la también secretaria de Igualdad del PSOE habría tratado de "tranquilizar" al colectivo feminista de su partido ante el avance de la 'ley trans'. En una reunión telemática celebrada la semana pasada, la vicepresidenta primera habría hecho alusión al papel que, en última instancia, podría jugar el Tribunal Constitucional a la hora de frenar algunos aspectos de la norma.

Otro síntoma del desencuentro con Montero es que Calvo no compareció en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros. "Un día histórico" en palabras de la ministra Montero. La titular de Igualdad llevó la batuta junto al ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, al que dedicó "un reconocimiento sincero" (en público y en privado) por las negociaciones.

Consciente del ninguneo a Calvo, el titular de Justicia quiso hacer "extensivo" el reconocimiento de Montero a su compañera en las filas socialistas. Y recordó expresamente el  "papel fino, selecto y competencial" de la vicepresidenta primera "que también es un motivo de solidez" para el texto final.

No es la primera vez que la dirigente socialista se desmarca de los discursos en torno a la 'ley trans' durante los últimos días. Tampoco estuvo presente en un acto sobre el futuro del feminismo que su partido celebró el pasado domingo en Granada y al que sí acudió la diputada Adriana Lastra.

Además, tal y como adelantó este diario, la Ejecutiva Federal del PSOE convocó dos reuniones telemáticas hace una semana con el fin de adelantar el anteproyecto de la 'ley trans' que iba a ser aprobado este martes.

El primer encuentro estaba dirigido a todos los secretarios regionales de Movimientos Sociales, los portavoces autonómicos de Políticas Sociales y los secretarios y coordinadores regionales en materia LGTBI y no contemplaba la participación de Calvo.

Calvo calma a las feministas del PSOE

La secretaria de Igualdad del partido sí participaría en una segunda reunión dirigida al aparato del partido en ese ámbito. Según fuentes socialistas, Calvo habría tratado de "tranquilizar" a las feministas presentes en el encuentro telemático y contrarias a la 'ley trans' haciendo alusión a los recursos que -con toda probabilidad- los partidos de la oposición presentarían ante el Tribunal Constitucional. De acuerdo a las mismas fuentes, Calvo confía en el papel de los órganos consultivos y, en última instancia, en lo que pueda determinar el alto tribunal.

Fuentes parlamentarias del PSOE insisten en que aún falta tiempo para el trámite en el Congreso. "Tras aprobarse el anteproyecto de ley, comienza el trámite consultivo y luego comenzará el parlamentario, por lo que falta todavía tiempo" para presentar enmiendas.

Ahora, el Consejo Fiscal, el CGPJ y el Consejo de Estado tendrán que emitir sus informes antes de que el articulado vuelva al Consejo de Ministros ya como proyecto de ley, que es el paso previo a su envío al Congreso para el inicio de la tramitación parlamentaria. El propio ministro de Justicia hizo hincapié en este punto durante su comparecencia junto a Montero y recordó que "distintos órganos constitucionales" van a "enriquecer" la propuesta del Ejecutivo.

Fuentes feministas vinculadas al PSOE consideran que el grupo parlamentario socialista "no se atreverá" a presentar enmiendas al documento elaborado por el propio Gobierno y tampoco ven viable que algunos diputados rompan la disciplina de voto. "Pedro Sánchez ha desautorizado a Carmen Calvo para poder mantenerse en Moncloa. La ha entregado como trofeo a Unidas Podemos y al colectivo queer", denuncian.

Por su parte, la ministra Irene Montero asegura que está satisfecha con la 'ley trans' y afirma que no le preocupa que diputados del PSOE pudiesen votar en contra: "Hemos llegado a un acuerdo". Durante una entrevista en TVE Cataluña, Gemma Nierga preguntó a la titular de Igualdad si tenía la sensación de haber ganado la partida a la número dos del Ejecutivo. La titular de Igualdad se limitó a responder: "Tengo la sensación de haber hecho bien mi trabajo". Sus palabras llegan después de las protestas contra la 'ley trans' por parte de diversas organizaciones feministas que tuvieron lugar por todo el país durante el fin de semana. Puede consultar aquí las 10 claves del anteproyecto aprobado por el Gobierno.