La vicesecretaria general del PSOE y portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Adriana Lastra, ha salido al paso de las críticas de dirigentes históricos del partido tras las negociaciones con Bildu sobre los Presupuestos y la enmienda pactada con ERC para eliminar la mención expresa del castellano como lengua vehicular.

"Siempre escucho atentamente a nuestro mayores, pero ahora nos toca a nosotros -ha zanjado este martes en rueda de prensa en el Congreso-. Somos una nueva generación a la que toca dirigir el país y la dirección del PSOE".

La número dos del PSOE ha respondido así al ser preguntada por las declaraciones del expresidente extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra, quien considera que el PSOE "no comparte nada" con Bildu y que Pedro Sánchez debería tener en cuenta que el partido no es de su propiedad.

Un acuerdo "despreciable" con Bildu 

Pero el día anterior había sido el exvicepresidente Alfonso Guerra, que en los años ochenta ocupaba el mismo cargo que Lastra en el partido y que tachó de "despreciables" los acuerdos con Bildu y censuró la posición del partido sobre el castellano como lengua vehicular en la enseñanza.

"Estoy en las antípodas del pensamiento del PP, pero si me preguntan de dónde estoy más lejos, del PP o Bildu, lo tengo clarísimo: Bildu", defendió.

Según el socialista el acuerdo con Bildu es "absolutamente despreciable" y aseguró que para formar esos pactos de investidura "hay que pagar mucho peaje". "¿Hasta dónde puede llegar ese peaje? Esto está por ver", añadió.

"Hay muchos españoles y muchos socialistas con un nudo en la garganta (...) Un grito que no sale, pero que están deseando gritarlo: '¡Con Bildu no, con Bildu no!'. Tal cual lo decía el presidente", espetó.