El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha garantizado este jueves en el Congreso de los Diputados que su departamento seguirá revisando las redes en busca de bulos y desinformación. Ha defendido que eso no es libertad de expresión y que ponen en riesgo la salud de todos.

“Los bulos y la desinformación son los grandes aliados de esta enfermedad. Por tanto aseguramos la digitalización, haciendo seguimiento del ciberespacio, evaluamos posibles amenazas y actuamos con todas las herramientas y garantías del Estado de Derecho. Y lo seguiremos haciendo”, ha anunciado ante los portavoces de la oposición.

Ha cargado contra los “desaprensivos que en esta crisis pretenden aprovechar la grave situación sanitaria” y ha descrito lo que entiendo por bulos y desinformación: “ciberestafas, remedios o curas falsas para el COVID, manipulación de documentos oficiales, desinformación sobre el estado real de servicios esenciales”. “Son actos que al hacer inseguro el ciberespacio: ponen en riesgo nuestra salud", ha zanjado.

“No es libertad de expresión, son actos deplorables que ponen en riesgo la salud de todos”, ha insistido el ministro, según el cual, se han detectado 274 eventos de desinformación conocidos por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado; 45.773 dominios bloqueados por actividades ilegales aprovechando la pandemia o campañas de Phishing usurpando la identidad de organismos oficiales, empresas públicas o bancos.