España

Luces y sombras del último gran cacique del PP: los 15 años de Herrera en Castilla y León

No se imaginaba hasta qué punto erraba en su predicción el entonces portavoz de la Unión del Pueblo Leonés en el primer debate de investidura de Herrera, cuando le auguró que sería un presidente interino. El líder castellanoleonés, que a punto estuvo de dar la espantada el 24M, ha entrado en el ‘top ten’ de los presidentes autonómicos de mayor antigüedad.

El líder del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, junto al presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera durante un acto en 2011
El líder del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, junto al presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera durante un acto en 2011 Flickr: Partido Popular Castilla y León

Le apodaron "el Breve". Creían que la de Juan Vicente Herrera en Castilla y León sería una presidencia interina, una solución de compromiso. No se imaginaba hasta qué punto erraba en su predicción el entonces portavoz de la Unión del Pueblo Leonés, José María Rodríguez de Francisco, cuando en 2001 le colgó tal etiqueta. La brevedad, sin embargo, ya cumple los cinco trienios al frente de la Administración regional. En un tiempo de nuevos aires y de formaciones emergentes con caras que irrumpieron por primera vez en la política en las pasadas elecciones autonómicas de mayo, Herrera, que heredó el bastón de Juan José Lucas después de que José María Aznar llamara al soriano para forma parte de su Ejecutivo, hizo valer su experiencia.

Acusó el desgaste de la crisis y los recortes y aunque perdió la mayoría absoluta de la que no se apeaban los 'populares' desde 1991, se impuso con diferencia al resto de fuerzas. De hecho, suma tantos escaños como los otros cinco partidos presentes en la cámara autonómica. Es, además, el barón 'popular' que mejor resultado cosechó tras el huracán del 24M que desalojó del nido del poder a un buen número de dirigentes de la gaviota. Tras un amago de dejar la política, aseguró que tenía que "empezar a pensar en uno mismo", fue Ciudadanosquien facilitó su investidura en julio y que los presupuestos de 2016 salieran adelante. El abogado burgalés, quien la semana pasada cumplió tres lustros al frente de la Junta, es el único bajo las siglas del PP que ha sobrevivido al 24 de mayo y, junto con el asturiano Javier Fernández (PSOE), los supervivientes que revalidaron su mandato.

Pese a que muchos no le daban más de dos años de mandato, el tiempo que restaba hasta la siguiente cita con las urnas, en mayo de 2003, y a pesar de que el propio Herrera anunció en la campaña electoral de 2011 que sería la última, cuatro años después confirmó que volvería a ser candidato a la reelección a petición expresa de Génova -Rajoy se reunió con él tras tenerle un mes en vilo-. Sea como fuere, el burgalés se ha colado en el 'top ten' de los presidentes autonómicos de mayor antigüedad. En el último año ha superado al lehendakari José Antonio Ardanza, quien estuvo al frente del Ejecutivo vasco entre marzo de 1985 y enero de 1999; al socialista Juan Carlos Rodríguez Ibarra, quien gobernó Extremadura entre diciembre de 1982 y junio de 2007 y a Miguel Sanz en Navarra, desde septiembre del 96 a julio de 2011. Si no ocurre nada extraño, en septiembre adelantaría a Manuel Fraga, que estuvo quince años y medio al frente de la Xunta de Galicia. Sin embargo, en el escalafón de la perdurabilidad aún está lejos del que fuera molt honorable Jordi Pujol, con sus 23 años al frente de la Generalitat de Cataluña.

Herrera impulsó en 2012 el polémico céntimo sanitario, enterrado a comienzos de este año

Son 180 meses en el cargo, casi 5.500 días llenos de luces y sombras. La era Herrera ha dado para mucho: para vivir el mayor periodo de crecimiento en Castilla y León y para luego pasar por la peor crisis económica vivida en la región. En un camino con casi tantas etapas llanas como empinadas, Herrera pasó de presumir de que su comunidad rozase el pleno empleo a bailar con la más fea: una recesión que elevó el paro a cifras desconocidas hasta el momento. En enero de este año, el total de desempleados en Castilla y León era de 201.400, lo que supone una tasa de paro del 17,58 por ciento sobre la población activa (3,32 puntos por debajo de la media nacional, que fue del 20,90 por ciento), según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Entre 2011 y 2012 todos los indicadores empeoraron. Herrera tuvo que recular en su promesa de no crear nuevos impuestos. La merma de ingresos tributarios le llevó a recuperar el impuesto de sucesiones y donaciones y la aplicación del polémico céntimo sanitario en marzo de 2012, sin efecto desde el 1 de enero de este año. La Junta terminó apoyando los recortes de Rajoy previo alegato contra las medidas impuestas desde Bruselas, que tachó de "austericidio". El objetivo de 2016 es unirse a la senda de la recuperación y el crecimiento.

"Mírate al espejo"

Poco amante de los focos, no dudó, sin embargo, en encender la traca tras el batacazo del pasado 24M. Aprovechó los días que transcurrieron entre la cita con las urnas y su nueva investidura para acusar al ministro de Economía, Cristóbal Montoro, de "mentiroso" por el reparto a la carta del objetivo de déficit y al de Industria, José Manuel Soria, de "arrogante" por la crisis de la minería en la región. Todo esto antes de recomendar al propio Rajoy que se mirara en el espejo antes de decidir si volvía a presentarse a las generales.

Herrera recomendó a Rajoy que se mirara en el espejo antes de decidir si volvía a ser el candidato del PP el 20D

No han sido estos los únicos puntos de fricción con el Gobierno central. Durante el mandato de Rodríguez Zapatero (2004-2011), el Ejecutivo castellanoleonés se opuso al cierre de la central nuclear de Santa María de Garoña, cuya actividad cesó en 2012. Tras cifrar en 930 millones de euros las "deslealtades" del Gobierno central, la Junta recurrió 723 de la financiación de 2011 al Tribunal Constitucional. Al margen del elevado paro, los recortes y el céntimo sanitario, Herrera ha incidido en su defensa de las políticas sociales asegurando que "ocho de cada diez euros" tienen la Educación, la Sanidad y los servicios sociales como fin.

"Claroscuros" en población

Con más o menos éxito, el abogado burgalés también ha intentado convencer a los presidentes del Gobierno central de que "España no termina en la Castellana". La población es uno de sus caballos de batalla. En su investidura de 2007, invitó a todos los grupos a revisar las medidas que se habían planteado tras reconocer la existencia de "claroscuros" ya que la pérdida de población en Castilla y León no cesa. A 1 de enero de 2015 se situó en 2.472.052 habitantes, 22.738 menos que un año antes, con una merma porcentual del 0,91%, según cifras del INE sobre el Padrón Continuo. A partir de 2008, la Junta se unió con otras seis comunidades en el grupo de desafíos demográficos que trata de que Gobierno central y Unión Europea se impliquen en un problema que consideran que traspasa las fronteras regionales.

El estatuto, en el aire

"Nadie ha dicho que iba a ser fácil". Estas fueron las declaraciones de los portavoces de los grupos parlamentarios en las Cortes autonómicas sobre los pasos a dar para reformar por cuarta vez el Estatuto de Autonomía con el que Castilla y León nació como Comunidad en 1983. El desarrollo de la máxima norma está en el horizonte. La Junta presentó un borrador centrado en la regeneración democrática, los avances sociales y el modelo territorial pero los partidos dudan que se pueda llegar a un acuerdo. Aunque en las primeras etapas el entendimiento debería ser más asequible, la única reunión celebrada el pasado 9 de marzo evidenció discrepancias. El número de procuradores y cómo han de elegirse es uno de los obstáculos en ese camino en teoría más llano por el que discurre el bloque de la regeneración democrática. También hay diferencias en la fórmula de elección pero entendimiento en cuanto a la supresión de aforamientos.

Al margen de los puntos de fricción, la acción exterior arroja cierta luz. Castilla y León ha impulsado su relación con la UE y Portugal en los últimos años, dando el paso de "vecinos a socios". Además, Castilla y León, Galicia y el norte de Portugal han creado la primera macrorregión, bautizada como Regiones del Suroeste Europeo. Con más mujeres que hombres en su Ejecutivo, este "rara avis" en el panorama actual tiene claro que cuando deje de ser presidente castellanoleonés, dejará la política. Descarta dar el salto a Madrid. Allí le gusta más ir por placer que por trabajo.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba