Sentencia Caso Nóos

Horrach no descarta prisión preventiva con fianza para Urdangarin y Torres

El fiscal del caso Nóos asegura sentirse satisfecho con la absolución de la infanta Cristina y lamenta haber sido objeto de críticas durante estos 6 años de juicio por acusarle la opinión pública de ser 'el abogado de la infanta'. Así mismo, considera que la acusación popular en un proceso judicial, como Manos Limpias, debe desaparecer. 

El Fiscal Pedro Horrach a la salida del juicio.
El Fiscal Pedro Horrach a la salida del juicio. EFE

El fiscal Anticorrupción de Palma, Pedro Horrach, ha indicado este lunes que no descarta solicitar "prisión preventiva con fianza" para los condenados Iñaki Urdangarin y su ex socio, Diego Torres en el caso Nóos puesto que la ley establece que para penas superiores a 5 años puede solicitarse el ingreso preventivo en prisión, antes de que se dicte sentencia definitiva. Esto significaría que ni uno ni otro ingresarían en la cárcel hasta la fecha que se establezca tras el depósito de esta fianza.  

No obstante, y antes de tomar ninguna decisión, el fiscal se encuentra a la espera de la celebración de la vistilla (todavía sin fecha) para escuchar las alegaciones de todas las partes a las penas económicas y de prisión impuestas por el Tribunal y "en función de ellas y de las circunstancias personales de cada acusado, tomaré medidas", ha comentado.  

Entre las medidas cautelares a seguir para evitar riesgo de fuga, Horrach podrá escoger entre la retirada del pasaporte hasta el ingreso en prisión con o sin fianza, pasando por solicitar la presentación semanal o quincenal de los acusados en el juzgado... Cabe recordar que hace cuatro años, Horrach rechazó retirar el pasaporte a Urdangarin. Actualmente, el fiscal ha manifestado que "aquella decisión se debió a que no existía una condena impuesta por un Tribunal y se acogió a la presunción de inocencia. "Esta circunstancia ha cambiado. No obstante habrá que valorar si existe riesgo real de fuga o no", ha explicado.

En cualquier caso y dada la mínima diferencia entre la pena de cárcel impuesta para Urdangarin (6 años y 3 meses) y Torres (8 años y seis meses), Horrach cree que la medida a adoptar será la misma para los dos.  

Horrach ha señalado que solicitó la celebración de la vistilla el pasado viernes 17 de febrero y espera que en breve el Tribunal ponga fecha. 

 "Me siento defraudado"

Este juicio ha supuesto para el fiscal unos años muy duros de críticas. Su defensa de la inocencia de la infanta Cristina le ha llevado a soportar "seis años de duras críticas hacia mi persona y profesión", ha expresado. Con la sentencia en la mano que le da la razón, Horrach dice sentirse satisfecho puesto que el Tribunal ha aceptado "las teorías que llevo defendiendo desde el principio de la instrucción". 

Sin embargo, Horrach señala sentirse "defraudado" con la sociedad puesto que, pese a que la justicia le ha dado la razón, las críticas mediáticas hacia él y profesionalidad no han cesado. "Parece ser que cuando un prejuicio se instala en la opinión pública es difícil cambiarlo", ha lamentado. Horrach reitera la injusticia que la infanta Cristina también ha sufrido por ser quién es: "Nunca en un caso similar se ha sentado a una persona en el banquillo de los acusados. Se han constituido sociedades entre matrimonios y sólo se ha sentado en el banquillo el que figuraba como administrador. La infanta nunca debió de sentarse en el banquillo por aplicación del principio de igualdad ante la ley".

Sobre las condenas impuestas a Urdangarin y Torres, muy inferiores en años de prisión a las solicitadas por él, Horrach ha explicado que la diferencia responde a la lógica jurídica. "Las penas se han reducido porque algunos hechos delictivos de los que se les acusaba no han sido probados por el Tribunal y por tanto, se han excluido. En este caso, las dudas se ciernen sobre los hechos de malversación en la trama valenciana. Horrach ha manifestado que todavía no sabe si presentará recurso de casación respecto a esta cuestión.

Manos limpias buscaba "autobombo"

En Europa la figura de la acusación popular prácticamente ya no existe. Para Horrach, en España ésta debería desaparecer también puesto que "distorsiona el procedimiento penal. La Fiscalía responde solo a derechos públicos. Los colectivos o asociaciones que representan estas acusaciones no sabemos a qué intereses responden". Así, el fiscal ha denunciado con rotundidad que Manos limpias se personó en el juicio del caso Nóos "para darse publicidad y autobombo".

Y ha criticado: "No puedes estar en un juicio y simultanear la acusación con programas de televisión. Me parece un disparate".

Tras una dilatada trayectoria como fiscal anticorrupción, para Pedro Horrach este va a ser el último caso. El fiscal ha anunciado que va a dejar la Fiscalía.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba