Interior

Grande-Marlaska cesa a su 'número dos' y al director de la Guardia Civil

El ministro destituye a la secretaria de Estado de Seguridad, Ana María Botella y nombra en su lugar al que hasta ahora era su jefe de gabinete, Rafael Pérez

La secretaria de Estado de Seguridad, Ana María Botella, y el ministro, Fernando Grande-Marlaska
La secretaria de Estado de Seguridad, Ana María Botella, y el ministro, Fernando Grande-Marlaska

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska ha cesado a la secretaria de Estado de Seguridad, Ana María Botella, y al director general de la Guardia Civil, Felix Azón, según informan a Vozpópuli fuentes ministeriales. En sus primeras decisiones tras tomar posesión de su cartera este lunes, el titular de Interior también ha decidido prescindir se su jefa de comunicación Mar Hedo.

El lugar de Botella será ocupado por el que hasta ahora era el jefe de Gabinete del ministro, el magistrado Rafael Pérez, según ha adelantado la Cadena Ser. Existe un precedente similar en Interior ya que el exministro Jorge Fernández Díaz también cambió en 2012 a su secretario de Estado, Ignacio Ulloa, por su jefe de Gabinete, Francisco Martínez.

Precisamente en el discurso de toma de posesión, Grande-Marlaska elogió uno por uno a todos los miembros de su equipo de manera personal. A ellos les atribuyó el mérito de haber dirigido el Ministerio durante el último año y medio. Ahora esas palabras se demuestran como una despedida en algunos casos

El nuevo secretario de Estado tras el ministro Fernando Grande-Marlaska
El nuevo secretario de Estado tras el ministro Fernando Grande-Marlaska Europa Press

Grande-Marlaska acometerá por tanto en los próximos días una renovación en algunos de los puestos claves de su Departamento. La Secretaría de Estado es una función clave, algo así como el motor dentro de un Ministerio como el de Interior cuya misión incluye, entre otras, la de coordinar el siempre difícil equilibrio entre la Policía Nacional y la Guardia Civil.

El lazo entre Interior y el PSOE

Hasta ahora ese papel lo había desempeñado Ana María Botella, diputada socialista por Valencia y portavoz de la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados hasta la moción de censura que aupó al Gobierno a Pedro Sánchez en junio de 2018. Grande-Marlaska llegó al Ejecutivo avalado por su carrera como juez de la Audiencia Nacional y su lucha contra el terrorismo de ETA.

Tras una carrera judicial siempre al abrigo del sector conservador, Grande-Marlaska se presentó siempre como un independiente en un Gobierno socialista. Eso cambió con el paso de los meses en los que ya sí adoptó el ideario del Gobierno y su nombre llegó a barajarse incluso para cargos eminentemente políticos como candidato a la Alcaldía de Madrid.

Hasta esta conversión, Ana María Botella era la encargada de darle el barniz ideológico al Ministerio. Ella era el lazo que unía al partido con el corazón de la seguridad del Estado y su mano se dejó notar en la sucesión de cambios en puestos de responsabilidad al inicio del mandato en un Departamento al que Grande-Marlaska llegó sin conocimiento del entorno.

Una de las primeras decisiones que adoptó el ministro fue cesar al director del Centro de Investigación contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), el comisario José Luis Olivera, un hombre de confianza del polémico mando José Manuel Villarejo. La influencia de Botella fue determinante para el nombramiento del comisario de Policía José Antonio Rodríguez al frente del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado, un puesto tradicionalmente reservado a un guardia civil. Este cambio en el statu quo generó un profundo malestar en el Instituto Armado.

Rechazo de las asociaciones profesionales

El director general de la Guardia Civil, Félix Azón
El director general de la Guardia Civil, Félix Azón

Por su parte, Feliz Azón, exvocal del Consejo General del Poder Judicial, ha visto cómo las principales asociaciones profesionales del Cuerpo ha dado la espalda a la gestión de Grande-Marlaska. Entre las principales discrepancias se encuentra el recelo en el Instituto Armado al compromiso del Ejecutivo de traspasar las competencias de Tráfico en Navarra a la Policía Foral en detrimento de la Guardia Civil. Desde el Ministerio han insistido en que eso no significa que se vaya a prescindir de efectivos en la Comunidad Foral.

La directora de Comunicación de Interior cesada, Mar Hedo, es una veterana de la información de seguridad. Desempeñó labores de prensa en Instituciones Penitenciarias más de 15 años y durante el Gobierno de Mariano Rajoy se alejó de la Administración e hizo lo propio en el Consejo General de la Abogacía.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba