AGRESIONES EN CERCANÍAS

Alarma en Barcelona por el aumento de la violencia contra personal de Renfe

La reciente agresión salvaje en Pineda de Mar a tres empleados de seguridad privada por parte de varios jóvenes genera temor y críticas en el sector. Otros cuatro trabajadores han sido golpeados esta semana en la estación de Sant Vicenç de Calders 

Vigilante de seguridad de Renfe agradido hace unos días en Pineda de Mar (Barcelona).
Vigilante de seguridad de Renfe agradido hace unos días en Pineda de Mar (Barcelona). RENFE

Sobresalto en el área de Barcelona ante el aumento de la violencia contra vigilantes del servicio de Rodalies de Renfe. La reciente agresión salvaje en Pineda de Mar (Barcelona) a tres empleados de seguridad privada por parte de varios jóvenes ha generado temor y críticas en el sector. 

El bochornoso episodio de la estación de Pineda de Mar, donde tres vigilantes fueron brutalmente apalizados el fin de semana pasado por un grupo de pasajeros de un tren a las siete de la mañana, no es un caso aislado. Las imágenes de jóvenes lanzando golpes y piedras a un convoy parado han hecho llegar al gran público una vieja problemática que, lejos de remitir, avanza tanto en cantidad como en el grado de violencia empleado. Los tres agentes de seguridad privada agredidos solo trataban de detener una pelea entre jóvenes que volvían de fiesta, han explicado fuentes sindicales.

Golpeados en El Vendrell

Pineda de Mar ha sido el detonante de la alarma, pero las agresiones se suceden cada semana en la red de Rodalies de Renfe. Otros cuatro trabajadores de la red ferroviaria estatal han sido golpeados en Cataluña esta semana. En concreto, las nuevas agresiones conocidas a personal ferroviario se han producido en la estación de Sant Vicenç de Calders, situada en El Vendrell (Tarragona).

Estación de Sant Vicenç de Calders, en El Vendrell (Tarragona).
Estación de Sant Vicenç de Calders, en El Vendrell (Tarragona). ELC

Un revisor y tres vigilantes de seguridad han sido golpeados en esa infraestructura por grupos de jóvenes en tres noches diferentes. Mientras que el primero fue agredido el jueves por unos individuos a los que pidió que abandonaran el tren, los otros tres trabajadores recibieron en dos noches consecutivas el ataque de una mujer que fue detenida por la Policía Local de El Vendrell pero que volvió a la carga un día después y les causó lesiones de consideración: un fémur roto, cortes en el rostro, contusiones en las extremidades...

Mesa de urgencia

Los episodios de gravedad acaecidos este otoño en estaciones de Renfe han disparado todas las alarmas entre los trabajadores y sus representantes sindicales. En ese contexto de temor a nuevas agresiones y críticas a la desprotección que sufren los trabajadores, los sindicatos está impulsando la constitución de una mesa de urgencia para analizar la situación

Los ataques a revisores han aumentado en los últimos años en Cataluña. De las 590 agresiones denunciadas en España en 2016, 324 fueron en territorio catalán, según los datos aportados por los sindicatos, que lamentan que los revisores y vigilantes de seguridad sufren cada semana agresiones y recuerdan que un vigilante falleció tras una agresión en la estación de Castelldefels en abril de 2011.

Una muerte en 2011

Todavía era de noche cuando un joven de 20 años, tras apearse en la estación de Castelldefels después de una noche de fiesta y excesos, se enfrentó a un agente de seguridad de 44 años. Rafael, tras un forcejeo que le ocasionó un paro cardíaco, murió en plena calle a las 6.45 horas. En el momento del suceso, apenas estaban en la puerta de la estación el vigilante, un repartidor de periódicos y el agresor.

Fuentes del sindicato sectorial de Seguridad de la Federación de Servicios de Movilidad y Consumo de la UGT de Cataluña explican a este periódico que reivindican que agentes de seguridad privada tengan "el carácter de agentes de la autoridad" para endurecer las consecuencias legales para este tipo de agresiones. Además, piden que sean "obligatorios por ley" los medios de protección adecuados para cada servicio. 

Un alcalde pide a los Mossos

En los últimos días, las agresiones a encargados de la seguridad en las instalaciones del tren han provocado quejas entre el personal. Y también entre los políticos. El alcalde de Calafell (Tarragona), Ramon Ferré, pide que los Mossos d'Esquadra colaboren con la vigilancia en las estaciones de tren.

Ferré reivindica que la seguridad de las instalaciones, de viajeros y del personal de la compañía es una responsabilidad del gestor ferroviario Adif, de Renfe, o de Rodalies, donde tiene competencia la Generalitat.

Concentración en Barcelona

En el marco de la campaña #AMiQuienMeProtege, emprendida por la UGT, los vigilantes de seguridad se concentrarán el próximo jueves, día 12 de diciembre, ante la Delegación del Gobierno en Barcelona para denunciar las agresiones que llevan años sufriendo. Los sindicatos CCOO, USOC, SPS y ADN han confirmado que participarán en la manifestación.

Los vigilantes de seguridad privada volverán a decirle a las administraciones algo que llevan tiempo reclamando: las agresiones sufridas en las estaciones se podrían haber evitado con una protección jurídica por ley y una protección personal adecuada al puesto de trabajo.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba