TRIBUTOS

Vecinos y alcaldes se soliviantan contra el impuesto que indigna a Barcelona

Un nuevo tributo metropolitano provoca una oleada de críticas en una veintena de municipios del entorno de la capital catalana. Algunos reclaman ayudas para pagar el controvertido impuesto del AMB. Y los vecinos recogen firmas para eliminarlo

Imagen del Metro de Barcelona
Imagen del Metro de Barcelona EFE

Vecinos y alcaldes se soliviantan contra el impuesto que revuelve la Barcelona metropolitana. Un nuevo tributo metropolitano ha provocado una oleada de críticas en una veintena de municipios del entorno de la capital catalana.

Decenas de vecinos se han organizado en una masiva recogida de firmas que reclama la eliminación del impuesto del Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) que desata indignación en las familias y en las alcaldías de la segunda corona.

Piden compensaciones

Ayuntamientos como los de Torrelles de Llobregat, Molins de Rei, Barberà del Vallès o Sant Andreu de la Barca reclaman que la medida se compense con mejoras en los servicios de transporte metropolitanos. Y es que el servicio de transporte público es precisamente el origen del controvertido tributo metropolitano.

El AMB ha expandido una tasa a 18 municipios del entorno de Barcelona tras abaratar el precio del transporte a sus habitantes. La aplicación, este otoño, del impuesto ha desatado una tormenta de quejas que los damnificados han expresado en redes sociales y en reuniones vecinales en las que han decidido organizarse por sí mismos para recabar apoyos en la calle y presionar a la administración.

La institución supramunicipal, presidida por Ada Colau, ha decidido embolsarse el recargo del nuevo impuesto metropolitano que cobra a los ciudadanos por cada una de sus propiedades (viviendas, locales, almacenes, fábricas, etc). Calculado según el valor catastral, el dinero recaudado se destina a la financiación de servicios prestados por el AMB, como el transporte público.

Cantidades dispares

Los importes cobrados a los sorprendidos vecinos pueden variar desde 30 a varios centenares de euros. En todos los casos consultados, se trata de cantidades dispares que han sido cargadas en las cuentas corrientes antes de acabar el año.

La cuota ha sido cobrada desde hace 27 años en la ciudad de Barcelona y su entorno más inmediato, pero se ha extendido en fechas recientes a 18 localidades de las comarcas del Baix Llobregat y el Vallès Occidental.

La medida ha afectado a municipios en los que se ha reducido recientemente en casi un 50% el precio del transporte para desplazarse a la urbe y su primera corona. Esa es la razón por la que sus vecinos han recibido por primera vez nuevos cobros de tasas relacionadas con el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI).

Más de 7.500 firmas en Barberà

Privados de los servicios de los municipios más cercanos a la capital catalana, los vecinos de Barberà del Vallès (33.000 habitantes) han recogido más de 7.500 firmas en poco más de diez días. Instan al AMB a cancelar el pago mientras no se planifiquen inversiones en Barberà que equilibren la oferta de transporte con las de Barcelona.

Los ayuntamientos afectados también han movido ficha. Tras incorporarse a la zona 1 de la red de Rodalies de Renfe, están dando muestras de estar a la altura del malestar que genera entre sus vecinos el nuevo impuesto vinculado al transporte.

En Molins de Rei: "Es incomprensible"

Algunos de los alcaldes de las 18 localidades metropolitanas afectadas sugieren la aprobación de ayudas para pagar el controvertido nuevo impuesto del AMB.

Es el caso de Molins de Rei, un municipio donde los vecinos califican de “incomprensible” que el organismo metropolitano y el Ayuntamiento no llevasen a cabo una campaña informativa previa sobre el tributo y el paradero del dinero recaudado. Cada uno paga de media unos 40 euros, según fuentes vecinales.

Un alcalde: "Mala gestión"

Ocurre algo similar en la pequeña población de montaña de Torrelles de Llobregat. Su alcalde, Ignasi Llorente, recuerda que su ayuntamiento fue uno de los pocos que, en octubre del año pasado, ya votó en contra de esa medida. “La gestión no se estaba llevando demasiado bien ya en aquel momento desde el punto de vista informativo”, lamenta.

Pasado un año, la “información adecuada” no ha llegado al Ayuntamiento de Torrelles. “Otra cosas que no ha llegado es que aún no se ha conseguido hacer entender a la gente por qué se paga”, critica el alcalde.

En Torrelles, donde tan solo llega el autobús, piden, como en Barberà, que el AMB incorpore un calendario de mejoras e inversiones en el territorio.

Una campaña informativa

Los vecinos también recogen firmas contra el tributo en Sant Andreu de la Barca. El alcalde de la localidad, Enric Llorca, reclama una campaña de información para explicar “correctamente” el funcionamiento del impuesto y a qué se destinará la recaudación.

Lorca, como la mayoría de alcaldes metropolitanos afectados por la tasa, sostiene que la información sobre el tributo debería haberse trasladado “mucho antes” a los ciudadanos.



Volver arriba