Avanza el impacto de la pandemia en el mercado de los alquileres. Según ponen de relieve desde el principal portal de anuncios del mercado, Idealista, la oferta de alquileres de vivienda por debajo de 750 euros se ha duplicado en las zonas más tensionadas del país antes de la covid: las áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona.

En Madrid, estos alquileres representaban el 11% del mercado antes de la pandemia. Los últimos datos indican que la cuota ha escalado hasta el 23% del total de los anuncios. En Barcelona, el volumen anterior pasó del 7% al 14%.

La pandemia aumentó un 100% el volumen de pisos de menos de 750 euros en Madrid y Barcelona; en el conjunto de España, crecieron un 25%

En cualquier caso, la cuota de los alquileres más asequibles sigue sin representar más del 25% en sendas urbes, frente a lo que sucede en la media de España. Antes de la pandemia, en el conjunto del país, el 34% de las viviendas en alquiler anunciadas tenía un precio inferior a los 750 euros. En marzo de 2021, ese porcentaje subió hasta el 42% del total.

Según datos de Idealista, el excedente de viviendas sin alquilar se duplicó a lo largo del año que llevan dispuestas las restricciones a la circulación por la crisis sanitaria. En Madrid y Barcelona, incluso, llegó a triplicarse.

Las habitaciones baratas volaron

Este medio pudo cotejar ya, a principios de este mes, la existencia de un puñado de pisos y/o estudios en oferta por entre 400 y 300 euros mensuales en puntos del centro de Madrid y Barcelona. Volaron, literalmente, aunque los sigue habiendo de 400-450.

El hecho de que cuesten entre 400 y 300 euros tiene una carga simbólica, ya que les situaría en un rango de precios 'saludable' o cercano a la realidad de la demanda con menos recursos, si bien se trata por lo general de pisos que no se construyeron con ese fin ni el de ser energéticamente sostenibles.

Este último es requisito esencial para acceder a las ayudas europeas en las que se apoyan buena parte de los nuevos programas público-privados de impulso a la vivienda para alquiler asequible, de Comunidades Autónomas como Madrid y Cataluña, y el Gobierno.

1,5 millones de unidades de vivienda asequible

Según un estudio de las consultoras Atlas y Gesvalt, en España hacen falta un millón y un millón y medio de nuevas unidades de alquiler asequible y/o sostenible, capaces de conseguir que el precio del mercado se 'compagine' de forma "saludable" con los salarios de acuerdo a los estándares europeos.

Estos últimos entienden que el precio de un alquiler es saludable cuando representa menos del 40-35% de los ingresos de la familia y/o del inquilino.

De acuerdo con el estudio de Atlas y Gesvalt, que parece ir en la línea de otro del propio Gobierno, en España hacen falta entre uno y un millón y medio de viviendas de alquiler asequible.

VIVIENDA
Las unidades de vivienda de alquiler asequible que hacen falta en España. Atlas-Gesvalt.

Como demuestra el mapa de arriba, la mayor parte del déficit de unidades de vivienda asequible se concentra en las provincias de Madrid, Barcelona y Málaga. En el caso de esta última, es de notar que los alquileres por debajo de los 750 euros han pasado de representar el 46% al 65%.

Un informe del Banco de España ha dejado entrever que, en casos como el de la ciudad andaluza, el desfase entre los precios de la oferta y la renta media de la demanda podría tener cierta relación con las distorsiones que podrían generar demandantes extranjeros con mayor capacidad adquisitiva que el grueso de los nacionales.

"La elevada correlación entre el crecimiento del precio de la vivienda y el aumento de la población sugiere que el incremento de los habitantes residentes de origen extranjero en determinadas provincias (en especial, las insulares) habría contribuido a elevar los precios de la vivienda a través de su efecto sobre la demanda de inmuebles", concluyó el Banco de España tras una investigación sobre la correlación entre la inversión extranjera y los precios de la vivienda en España en el período 2007-2019.