El contrato vinculante de la Superliga estaba preparado para una posible fuga de arrepentidos. Como detallaba Vozpópuli este viernes, la penalización para aquellos que quieran salir de forma definitiva de este proyecto sería de unos 300 millones de euros. Pero hay más. Los arrepentidos del proyecto que lidera Florentino Pérez perderían hasta diez millones de euros que pagaron como fianza antes de firmar el contrato.

La propia Juventus de Turín, uno de los principales defensores de la Superliga, aludía a este aval en su anuncio a la Bolsa Italiana tras hacerse oficial el proyecto. El equipo italiano que preside Andrea Agnelli dejaba claro que todos los miembros del selecto club se comprometieron a un pago inicial de dos millones de euros, que se podría elevar en otros ocho millones más.

“La Superliga será organizada y gestionada por una empresa que será propiedad de los clubes fundadores en igualdad de condiciones”, explicaba la Juventus a sus inversores. “Por lo tanto, el acuerdo requiere que cada club fundador se comprometa a realizar una inversión de capital inicial de dos millones de euros y, si es necesario, hasta ocho millones de euros adicionales”, añade el equipo italiano.

Comunicado de la Juventus de Turín

Silencio desde la Superliga

Ni la Superliga ni Key Capital, los representantes ejecutivos de la sociedad y asesores de confianza de Florentino Pérez, han querido valorar a este medio esta cláusula el pago de esta fianza. Ninguno de los miembros de este proyecto mediático quiere valorar de manera oficial los datos de su acuerdo, ya que el acuerdo vinculante que firmaron contiene unos estrictos criterios de confidencialidad.

No obstante, según ha podido saber este periódico, el abandono de la Superliga provocaría la pérdida de esta inversión inicial o fianza, junto con la penalización de 300 millones de euros. Además de perder los ingresos comprometidos. Cada club iba a comenzar a recibir el préstamo acordado con el banco de inversión estadounidense JP Morgan. Vozpópuli pudo saber que la primera cuota de ese préstamo iría a las arcas de los clubes en cuestión de semanas.

Préstamo de JP Morgan

Según ha precisado este viernes el alemán Der Spiegel, el préstamo total rondaría los 3.500 millones e iría a parar a los clubes, a través de European Super League Company, S.L., con sede en los Países Bajos, a partes iguales y de forma anual.

Según avanzaron fuentes conocedoras a Vozpópuli, la salida de la Superliga conllevaría una penalización de alrededor de 300 millones euros vinculada con ese préstamo inicial de JP Morgan. Otras fuentes esgrimen que los clubes 'arrepentidos' podrían alegar el rechazo popular de los aficionados para esgrimir un "cambio en las circunstancias" que podría aliviar sus penalizaciones, si bien fuentes solventes aseguran que no se podrán librar de una penalización como la antes citada.

El presidente del Fútbol Club Barcelona, Joan Laporta, esgrimió este jueves que hubiera sido un "error histórico" para el club no sumarse al proyecto encabezado por su máximo rival, Florentino Pérez

Por el momento, en la web creada por European Super League Company, Thesuperleague.es, siguen figurando como miembros los doce equipos fundadores, incluidos los seis clubes ingleses.

El presidente del Fútbol Club Barcelona, Joan Laporta, esgrimió este jueves que había puesto la condición de someter la participación en la Superliga al voto de sus socios, si bien remarcó que, en su opinión, hubiera sido "un error histórico" no subirse al proyecto de Florentino Pérez. El Barça es el club más endeudado de La Liga, con una deuda neta de alrededor de 500 millones de euros, seguido del propio Real Madrid, con otra de 354 millones.

"Un Tribunal de Justicia ya ha otorgado el amparo jurídico urgente solicitado, confirmando así la apariencia de buen derecho de la iniciativa. El club considera que estaría fuera de lugar que el necesario proceso de reflexión y debate se establezca bajo criterios de presión e intimidación injustificados", enunció en un comunicado la autoridad del Barça, poniendo de relieve el auto del juez de lo Mercantil, Manuel Ruiz de Lara, aficionado del Atlético de Madrid, que ha ordenado a la UEFA y a la FIFA abstenerse de torpedear la Superliga o tomar represalias contra sus impulsores.