La Superliga europea acaba de nacer y Florentino Pérez y sus socios ya han tenido que recurrir a los tribunales para protegerla. El Juzgado de lo Mercantil nº17 que encabeza el juez Manuel Ruiz de Lara ha dictado este martes un auto en el que acuerda estimar la solicitud de medidas cautelares planteada por la Superliga para evitar cualquier tipo de sanción o represalia de la UEFA y/o la FIFA a los clubes fundadores de la iniciativa.

Según se desprende del auto al que ha tenido acceso Vozpópuli, el juez ha acordado la solicitud de cautelares previo depósito de una caución de un millón de euros que Florentino Pérez y sus socios deben depositar ante el juzgado para que esta protección jurídica sea efectiva de forma cautelar.

Las medidas cautelares han sido acordadas inaudita parte. Esto significa que el juez Ruiz de Lara las ha decretado sin escuchar antes los argumentos de la FIFA y la UEFA después de que la Superliga acreditase el riesgo inminente que suponía para el proyecto las amenazas públicas de ambos organismos, que nada más conocer la puesta en marcha de la nueva competición anunciaron sanciones disciplinarias.

Tras la decisión del juez, la FIFA y la UEFA tienen 20 días desde que les sea formalmente notificado el auto para presentar oposición por escrito. Presentadas ambas oposiciones, el juez citará a las partes a una vista que deberá celebrarse en un plazo de cinco días, aunque lo cierto es que este plazo para la celebración de la vista no siempre se respeta.

Tras escuchar a todos los implicados, Ruiz de Lara deberá decidir, también en un plazo de cinco días, si mantiene las cautelares o si opta por levantarlas. Si las mantiene, la Ley de Enjuiciamiento Criminal (Lecrim) prevé que la FIFA y la UEFA sean condenadas en costas. Si las levanta, la Superliga será condenada en costas y deberá indemnizar a ambos organismos por los daños causados durante el tiempo que las cautelares han estado activas.

Doce clubes respaldan la competición

La Superliga europea está inicialmente impulsada por AC Milan, el Arsenal FC, el Atlético de Madrid, el Chelsea FC, el FC Barcelona, el FC Internazionale Milano, la Juventus FC, el Liverpool FC, el Manchester City, el Manchester United, el Real Madrid CF y el Tottenham Hotspur.

"La creación de la nueva Liga se produce cuando la pandemia mundial ha acelerado la inestabilidad del actual modelo económico del fútbol europeo", señala el comunicado difundido este lunes. "Durante años, los Clubes Fundadores han tenido como objetivo mejorar la calidad y la intensidad de las competiciones europeas existentes y, en particular, crear un torneo en el que los mejores clubes y jugadores puedan competir entre ellos de manera más frecuente".

El anuncio de la nueva competición ha caído como una bomba en la UEFA, la FIFA e incluso entre algunos Gobiernos, que ya han manifestado su rechazado, entre ellos España. "Es un escupitajo en la cara del fútbol y de nuestra sociedad”, ha señalado Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA.