El Gobierno da marcha atrás en el levantamiento de toda restricción a los visitantes británicos. Pedro Sánchez ha anunciado este lunes que se volverá a exigir una prueba PCR a los turistas que procedan del Reino Unido y no estén vacunados. Sin embargo, les ha estado eximiendo de toda prueba durante más de 30 días pese a haber regiones en riesgo extremo por la variante Delta.

Consciente de la importancia que tiene este mercado para el sector turístico y de la delicada situación que atraviesan las empresas, el Ejecutivo central decidió eliminar todas las restricciones a los británicos el pasado 24 de mayo, una medida que venía anunciando semanas antes a bombo y platillo con el fin de motivar las reservas desde el Reino Unido.

De esta forma, permitía la entrada en España de viajeros procedentes de este país sin necesidad de ninguna certificación sanitaria. Es decir, no debían acreditar que estaban vacunados ni mostrar el resultado de un test negativo. Los británicos tan sólo tenían que cumplimentar un formulario de control sanitario (FCS).

Además, el pasado lunes 21 de junio, en un momento de creciente preocupación en Europa por el impetuoso avance de la nueva variante Delta, el Gobierno también levantó la mano con otros mercados, entre los que están los alemanes, italianos y nórdicos, que llegan ya sin estar vacunados ni presentar un test negativo.

Los británicos que nos visitaran sí debían realizarse varios test y cumplir una cuarentena al regresar al Reino Unido

Por contra, la mayoría de los países europeos exigen al menos una prueba negativa de covid-19 si no tienen la pauta completa de vacunación. De hecho, Reino Unido obliga a todos aquellos que procedan de España a llegar con un test negativo, someterse a una cuarentena de diez días y realizarse dos pruebas de coronavirus una vez allí (al segundo y octavo día de su llegada). Sólo están exentos de estas duras restricciones los que partan de Baleares, aunque deben presentar un test.

Ahora, después de cinco semanas permitiendo la entrada de británicos sin ningún control sanitario, el Gobierno español recula con los británicos alegando que "hay una evolución negativa de la incidencia acumulada en el Reino Unido durante estas últimas semanas".

"Están muy por encima de los 150 casos [por cada 100.000 habitantes] en 14 días y por tanto tenemos que tomar alguna precaución adicional ante la llegada de turistas a nuestro país”, ha defendido Pedro Sánchez. Sin embargo, algunas zonas concretas ya contaban con una incidencia similar hace semanas, cuando su equipo levantó las restricciones.

Británicos en zonas con riesgo extremo

Si analizamos la situación en Reino Unido comprobamos que más de 40 áreas de autoridad unitaria presentan una incidencia acumulada superior a 150 casos por 100.000 habitantes, lo que las convierte en regiones de riesgo extremo de acuerdo a los indicadores del 'semáforo covid' español.

Además, según datos del Gobierno británico, hay importantes ciudades con incidencias superiores a 400. Estamos hablando de lugares como la ciudad de Edimburgo, con una incidencia de 403, o Manchester, que alcanza los 417 casos por 100.000 habitantes.

Desde el 16 de mayo, cuando se detectaron 1.926 contagios por covid, la cifra de casos no ha dejado de subir en Reino Unido. Estamos hablando de más de un mes de subida paulatina de casos. Hace 20 días, el 8 de junio, ya eran 18 las zonas en riesgo extremo.

El última día se registraron 22.868 contagios de coronavirus en Reino Unido, 11 veces más que hace un mes. Afortunadamente, las vacunas se muestran efectivas ante esta nueva variante, sobre todo después de dos dosis. Es por ello que los ingresos hospitalarios se han mantenido estables y desde hace un mes la cifra fluctúa alrededor de los 200. Lo mismo ocurre con la cifra de muertes, que se mantiene por debajo de 20 en las últimas semanas.

No obstante, el riesgo de esta variante es mayor para España ya que nuestro ritmo de vacunación ha sido inferior al de Reino Unido. Allí el 65% de la población ha recibido al menos una dosis de la vacuna, frente al 52% de España. A su vez, el 47,8% de los británicos ya está inmunizado contra la covid con la pauta completa, a diferencia de España, donde la ha recibido el 34% de la población (datos de Our World in Data).

Por tanto, aunque en Reino Unido mayores casos no se traduzcan en mayores hospitalizaciones, no tiene por qué trasladarse la misma situación a España ante nuestro menor nivel de vacunados. Además, los especialistas en Salud Pública recuerdan que evitar la transmisión del covid es importante, pues a mayor transmisión, más probabilidades de que el virus mute.