Banco Sabadell ultima la mayor desinversión inmobiliaria de su historia. La entidad presidida por Josep Oliu negocia con Cerberus la venta del 'Proyecto Challenger', un paquete de activos inmobiliarios valorado en 5.000 millones de euros, según fuentes financieras consultadas por Vozpópuli. Desde Sabadell no hicieron comentarios.

Cerberus estaría negociando pagar cerca de 2.000 millones de euros, según las mismas fuentes. El acuerdo podría firmarse en los próximos días. El banco lleva unas jornadas negociando en exclusiva con el fondo presidido por John Snow y liderado en España por Manuel González Cid, aunque no cierra la puerta a otros candidatos que también presentaron ofertas. Entre ellos, Lone Star y Bain Capital.

El 'Proyecto Challenger' está compuesto por inmuebles -pisos, promociones y suelos- que Sabadell se ha ido adjudicando durante la crisis. Son activos que no están cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), por lo que su venta es relativamente más sencilla, siempre y cuando las negociaciones no se trunquen en los próximos días.

Adiós al ladrillo

Junto al 'Proyecto Challenger', Sabadell puso en marcha hace unos meses otras tres operaciones para liberar su balance de activos tóxicos, de las cuales ya se ha cerrado una: el 'Proyecto Galerna', que el banco vendió a Axactor, como adelantó este medio.

Junto a 'Galerna' tiene en marcha el 'Proyecto Makalu', con 2.400 millones en créditos problemáticos; y el 'Proyecto Coliseum', con 2.500 millones en activos adjudicados. Estas tres carteras están cubiertas por el esquema de protección de activos (EPA) que el banco recibió a cambio de quedarse CAM. Por ello, su cierre está pendiente de las negociaciones en marcha con el FGD.

Cerberus es junto a Blackstone y Lone Star el fondo con mayor exposición inmobiliaria en España

Se espera que Sabadell tenga decidido el futuro de su ladrillo en las próximas semanas para presentar una fotografía del banco radicalmente distinta en la presentación de resultados del primer semestre, que tendrá lugar a finales de mes.

Para Cerberus, este acuerdo supondría consolidarse como uno de los mayores fondos con activos inmobiliarios en España, junto a Blackstone -que se quedó el ladrillo de Popular y el de Catalunya Banc- y Lone Star, que ha cerrado recientemente un acuerdo milmillonario con CaixaBank.

Por su parte, Cerberus controla en España la plataforma Haya Real Estate, que ha intentado sin éxito sacar a bolsa; la promotora Inmoglaciar; y está cerca de firmar la adquisición de Anida y el ladrillo de BBVA, pendiente del FGD.