Entre 4.500 y 7.000 euros de subvención por coche eléctrico –dependiendo si se achatarra o no un modelo antiguo en el momento de la compra– y un presupuesto para ello de 400 millones de euros, ampliable hasta 800 millones de euros si hay demanda, el plan Moves III es el último empujón del Gobierno para tratar de acelerar la electrificación del parque automovilístico español, olvidando eso sí reactivar el mercado con un plan de ayudas para modernos turismos de gasolina o diésel que son los que todavía marcan las compras entre los españoles.

Un programa de ayudas, el Moves, que también establece una serie de subvenciones a la adquisición de vehículos híbridos enchufables, que alcanzan los 5.000 euros si se manda al desguace un coche viejo o 2.500 euros en caso contrario, además de subvenciones a la compra de otros tipos de vehículos eléctricos y puntos de carga. Una iniciativa que está coordinada por el IDAE y gestionada directamente por las comunidades autónomas, que deben realizar las convocatorias correspondientes en sus territorios.

Y sin embargo, solo seis de las 17 comunidades autónomas españolas han puesto en marcha este Plan Moves III a pesar de que ya han pasado seis días desde que cerró el plazo legal para activarlo, el pasado 14 de julio. De esta manera, solo Andalucía, Islas Baleares, Canarias, Castilla-La Mancha, Castilla y León y País Vasco han activado este plan de ayudas, mientras que el resto de las comunidades y Ceuta y Melilla todavía no han hecho lo propio, pese a estar ya fuera de plazo.

Así, del total de 400 millones de euros de presupuesto inicial con los que cuenta esta iniciativa, apenas se han movilizado unos 155,7 millones, es decir, un 39% del total, por lo que más del 60% de los fondos continúa sin estar activo. De estos 155,7 millones, 71,35 millones le corresponden a Andalucía, mientras que Baleares dispone de 9,87 millones y Canarias, de 18,34 millones. Por su parte, Castilla-La Mancha tiene acceso a 17,24 millones del Moves III, Castilla y León, a 20,18 millones y País Vasco, a 18,71 millones.

En este sentido, fuentes del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) consultadas por Europa Press han señalado que "lógicamente" las comunidades autónomas están trabajando en la redacción y la tramitación de sus respectivas convocatorias.

Retraso "previsible"

Además, han puesto el foco en que las adquisiciones de vehículos o puntos de recarga que se acometan por particulares, autónomos, comunidades de propietarios y administración sin actividad económica, pueden efectuarse desde el pasado 9 de abril y serán elegibles para recibir ayudas siempre que cumplan con el resto de requisitos establecidos en las bases y efectúen el registro de la solicitud de ayuda una vez se publiquen las correspondientes convocatorias.

"Es por ello que aunque no se hayan publicado las convocatorias, el mercado, para este tipo de solicitantes, puede seguir activo, pues las operaciones que se realicen serán susceptibles de recibir ayuda", han subrayado las mismas fuentes. Por su parte, el director general de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica (Aedive), Arturo Pérez de Lucia, ha lamentado que era "previsible" que no todas las comunidades autónomas lanzasen el plan en el tiempo estipulado.

"Lamentablemente, solo seis lo hicieron en tiempo y forma aunque nos consta que otras están trabajando para lanzar sus planes en las semanas que restan de julio. Lo más importante ahora es incidir en la necesidad no solo de que las regiones que no lo han publicado, lo hagan a la mayor brevedad, sino también de que establezcan las herramientas necesarias para que la tramitación de las ayudas sea lo más sencilla y eficaz posible", ha indicado Pérez de Lucia.