Más de 7,6 millones de españoles ya tienen el pasaporte covid para viajar. Este certificado digital ideado por los países de la Unión Europea permite a los ciudadanos comunitarios viajar con libertad por el continente y evitar cuarentenas, pues incluye información sobre su estado de salud (ya sea el certificado de vacunación, un test negativo de coronavirus o una prueba de que se ha pasado la enfermedad y tiene anticuerpos).

El pasaporte covid europeo entró en vigor el pasado 1 de julio, pero el Gobierno central y las comunidades autónomas (CCAA) comenzaron a tramitar solicitudes días antes. De esta forma, justo antes de que se pusiera en marcha en todos los países de la Unión Europea, el 29 de junio, un total de 3,4 millones de españoles ya contaban con este documento, según datos proporcionados por el Ministerio de Sanidad a Vozpópuli.

Una semana después, cuando el pasaporte covid ya era una realidad, la cifra ascendió a 5,6 millones de personas con el certificado. Mientras que a cierre de este lunes 12 de julio, la última fecha de la que se disponen datos, se habían expedido 7,6 millones. Teniendo en cuenta estos datos proporcionados por Sanidad, la emisión de estos pasaportes en España por parte del Ministerio y de las CCAA avanza a un ritmo aproximado de dos millones de certificados a la semana.

El pasaporte covid es voluntario

Es importante destacar que su solicitud y su uso son voluntarios, y lo que se pretende es facilitar al ciudadano la entrega de toda la documentación exigida durante el viaje, ahorrando esperas innecesarias en los controles de entrada a los distintos países de la Unión Europea. En definitiva, se trata de un código QR que contiene toda la información acerca del viajero y tiene una duración de doce meses.

Sin embargo, aunque este pasaporte covid puede incluir también las pruebas diagnósticas del virus, sólo las CCAA admiten esta información. El Ministerio de Sanidad sólo lo concede en el caso de que se haya completado la vacunación o se haya pasado la enfermedad. Son válidas las vacunas aprobadas por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), que por ahora ha validado los fármacos de Pfizer-BioNTech, Moderna, Astrazeneca y Janssen.

"Si no tiene el certificado covid digital de la UE, puede viajar, pero el proceso de admisión es más lento y se le pueden solicitar medidas adicionales, como test o cuarentenas. Este certificado es sencillo, seguro, fiable y gratuito, y puede disponer de él en formato electrónico o en papel", señala en Ministerio de Sanidad en su página web.

Es decir, que la utilización de este certificado digital no es un requisito para viajar ni librará al viajero de tener que cumplir las medidas restrictivas que imponga cada destino, como la necesidad de presentar un resultado negativo de coronavirus cuando no se esté vacunado. No obstante, sí recoge el compromiso de los Estados Miembros de abstenerse de imponer medidas adicionales, como cuarentenas obligatorias.

Además, aunque el certificado fue concebido para facilitar los viajes transfronterizos en la UE, Bruselas anima a que su utilidad sea más amplía y sirva también en restaurantes, teatros, festivales o conciertos. Países como Francia ya han dado los primeros pasos, aunque algunos ciudadanos lo han rechazado al considerarlo "discriminatorio". En España, varias CCAA también lo están planteando, aunque es el Ejecutivo central quien tiene la última palabra.