La geografía mundial de la telefonía móvil ha cambiado en los últimos diez años. Los grandes operadores europeos han ido perdiendo fuelle paulatinamente en ingresos si se comparan con las otras dos superpotencias en este sentido, Asia y Estados Unidos. La alta competitividad, las altas cargas fiscales y el exceso de regulación son tres de los motivos a los que aluden los operadores como motivo principal de este desplome.

La alemana Deutsche Telekom, con diferencia el mejor operador por facturación del viejo continente, ingresaba en Europa hace diez años 64.600 millones de dólares. Hoy este indicador asciende hasta los 80.500 millones de dólares. A pesar del crecimiento, ha pasado del puesto número cuatro a escala mundial hasta el puesto número seis.

Telefónica es el operador de los grandes europeos que peor parado sale. Hace diez años ocupaba el puesto número cinco del ranking, con 56.700 millones de dólares facturados. Hoy ha descendido hasta la novena plaza con 48.600 millones de dólares de ingresos.

Los cuatro grandes operadores europeos han visto descender su cifra de negocio un 10%, hasta los 217.300 millones de dólares. Los cuatro grandes operadores norteamericanos y asiáticos la han incrementado en un 38%, hasta los 471.600

Orange Europa, por su parte, ha pasado del puesto número ocho al trece. En 2010 su cifra de negocio era de 45.900 millones de dólares. En 2020 bajó hasta los 42.200 millones de dólares. En cuanto a Vodafone Europa, hace diez años ocupaba la sexta plaza, con 50.100 millones de euros. Hoy está en el puesto número doce, con 43.700 millones de dólares.

En resumen, en 2010 la facturación unificada de Deutsche Telekom, Telefónica, Orange y Vodafone era de 242.200 millones de dólares. Hoy es de 217.300 millones de dólares. Sus ingresos han descendido un 10,2%.

Los operadores de telecomunicaciones justifican la pérdida de ingresos en distintas variables. La primera de ellas es la presión competitiva. Bruselas ha defendido siempre un sector beneficioso para el usuario, con múltiples empresas. Esto impulsa los precios a la baja, lo que supone menos ingresos por servicio, con la consiguiente afectación a la cuenta de resultados. El pago medio por servicios móviles ha bajado de a seis euros al mes en 2013 a los 14,3 euros actuales; mientras el de la banda ancha fija ha bajado de 21,9 euros al mes a 21,2 euros.

En Europa hay unos 80 operadores incumbentes -de gran tamaño, con red propia-, mientras en China hay tan sólo tres y en Estados Unidos otros tantos. Si comparamos los potenciales clientes de, por ejemplo, Estados Unidos y Europa, la cantidad de habitantes es de 446 millones en Europa y de 322 millones de habitantes en Estados Unidos. La diferencia en el número de operadores que dan servicio es abismal, lo que en Europa comprime el negocio.

La segunda de las derivadas es que se deben acometer millonarias inversiones en redes de telecomunicaciones. Al desembolso para tender fibra se ha de sumar los desembolsos que deberán hacerse para iluminar el viejo continente con 5G. Esto, sumado a un sector regulado en exceso, siempre según los operadores, es la tormenta perfecta. Los ingresos de los operadores están condenados a seguir resintiéndose en los próximos años.

Comparativa de las operadoras con más ingresos en 2010 y 2020
Comparativa de las operadoras con más ingresos en 2010 y 2020

Operadores asiáticos y norteamericanos

Son los operadores Comcast (Estados Unidos) y China Mobile (China) quienes han adelantado al primer operador europeo por volumen de facturación (Deutsche Telekom). Comcast ocupa la cuarta posición, con 97.100 millones de dólares facturados en 2020. Su crecimiento ha sido meteórico. En 2010 no aparecía ni siquiera entre las primeras 15 telecos por volumen de ingresos.

En cuanto a China Mobile, el gigante asiático facturó 98.400 millones de dólares en 2020 y ocupa la tercera posición en el ranking mundial. En 2020 facturaba menos de la mitad que en la actualidad, con 47.600 millones de dólares, ocupando entonces la séptima plaza. Verizon, segunda del ranking, factura 115.500 millones de dólares y ha pasado del segundo al tercer puesto.

AT&T (Estados Unidos) mantiene en estos diez años el primer puesto a escala mundial. Su facturación casi se ha duplicado, pasando de 88,5 millones de dólares a 161.500 millones de dólares. Los datos se han extraído del informe 'The State Of Digital Communications' elaborado por la consultora Analysys Mason para la ETNO (European Telecommunications Network Operators Association, Asociación Europea de Operadores de Redes de Telecomunicaciones).

Los cuatro grandes operadores asiáticos y estadounidenses (AT&T, NTT, Verizon y China Mobile) facturaban en 2010 un total unificado de 292.000 millones de dólares. En 2020 la cifra total ascendió a 471.600 millones de dólares. Su cifra de negocio ha crecido en un 38%.