El ocio nocturno se prepara para el verano más determinante. Tras más de un año con la mayoría de las salas cerradas, el sector de las discotecas recibía este lunes la luz verde para levantar la persiana en la mayoría de las comunidades españolas. Un evento que, aunque esperado, viene de la mano de fuertes restricciones tanto de los aforos como del horario.

De momento, las comunidades que hasta más tarde tendrán abiertas sus discotecas lo harán hasta las 3:30 de la madrugada, en el caso de Cataluña. Media hora antes, hasta las 3.00, cerrarán las de Madrid, Asturias, Castilla-La Mancha o Aragón, mientras que otras como Andalucía, Baleares o Canarias solo permitirán abrir hasta las 2 de la madrugada. Por su parte, comunidades como Navarra o Galicia no abrirán el ocio nocturno hasta julio.

El objetivo de los empresarios de la noche es recuperar este verano parte del negocio perdido, algo que todavía ven lejos por las "grandes diferencias autonómicas". "El ritmo de desescalada es muy diferente por comunidades, por lo que es difícil pronosticar cómo van a ir las ventas", explican a Vozpópuli fuentes del sector.

Desde que estalló la pandemia, el ocio nocturno ha sido el sector más damnificado dentro de la hostelería puesto que, pese aunque en algunas comunidades como Madrid pudieron reconvertirse a bar o restaurante en diciembre, a la mayoría de discotecas no les resultó rentable volver a levantar la persiana para ese servicio, sobre todo a las de más metros cuadrados. Por lo tanto, en general han estado cerradas.

Según los cálculos que maneja la patronal España de Noche, en marzo el sector acumulaba una caída de facturación cifrada en 16.800 millones de euros y unas pérdidas de 2.580 millones. Tras más de un año cerrados, para entonces habían bajado la persiana de forma definitiva 4.933 locales de ocio en toda España; un 29,8% de los 16.500 que había abiertos en marzo de 2020.

Entonces, la patronal cifró las pérdidas acumuladas por cada discoteca de más de 300.000 euros y por cada bar de copas o sala de concierto de más de 150.000 euros. Poniendo el foco en Madrid, como ejemplo, España de Noche y Noche Madrid cifraban las pérdidas el pasado mes de mayo en 406,35 millones de euros, con una caída de la facturación de 2.646 millones.

El ocio nocturno reclama una "apertura sistemática"

Con todo, los empresarios del sector abogan por poner en marcha una "apertura sistemática y segura" del sector del ocio y los espectáculos.

En concreto, este mismo martes presentarán un plan asesorado por la consultora EY basado en tres grupos que tengan en cuenta "la  evolución de contagios, la utilización de la tecnología disponible y el grado de  inmunidad de la población". El objetivo, explican los empresarios, es "dar seguridad a los ciudadanos y a las pymes en materia sanitaria, económica y jurídica".

La pelota está, no obstante, en el tejado de cada una de las comunidades autónomas, después de que Sanidad reculara y dejara en sus manos las decisiones sobre horarios y aforos en este tipo de locales.