Las bebidas espirituosas perdieron entre el 30% y el 50% de sus ventas en 2020, llegando en casos "singulares" hasta el 80%. Así lo ha explicado este martes Bosco Torremocha, director de Espirituosos España, que ha recalcado que "el ejercicio que hemos terminado ha sido desolador." Con fuerte vinculación con la hostelería y el turismo, el sector de los espirituosos ha perdido la mayor parte de su consumo, asociado a "momentos de ocio y disfrute".

Dentro de las bebidas alcohólicas consumidas en España, los espirituosos representan un 3%, frente al 76% de la cerveza y el 21% del vino. No obstante, sus ventas han caído de media un 33%, triplicando casi la caída de la cerveza (-12%) y el vino (-18%). En base, en 2019 se vendieron 210 millones de litros de bebidas espirituosas, una cifra que en 2020 se ha reducido a 141 millones.

Según ha explicado Torremocha, el aumento de las ventas de espirituosos en el canal de supermercados (un 5% más a ejercicio comparable), "no compensa para nada la caída en hostelería". Antes de la pandemia, 7 de cada 10 botellas se vendían en este canal.

A juicio de Espirituosos de España, 2021 será un año de transición "y a partir del segundo semestre del año se empezarán a ver números positivos". "Ahora mismo las buenas noticias no abundan", remarca el director de la patronal. Preguntado por la situación en el periodo estival, con el proceso de vacunación avanzado, para Torremocha "es indudable que las cifras van a ser muy diferentes a campañas de verano anteriores, porque no tenemos cifras de turismo comparables". "Pensamos que va a ser un verano mejor que el anterior necesariamente, pero va a seguir estando por debajo de los veranos que hemos conocido", asegura.

De 2022 en adelante, recalcan desde Espirituosos, debería iniciarse la recuperación del sector con la reapertura del ocio y el regreso del turismo "siempre que los fondos Next Generation lleguen", ahonda Torremocha.

No obstante, la recuperación completa de las bebidas espirituosas no se espera hasta finales de 2023 o inicios de 2024 cuando, según la patronal que representa al sector, se recuperarían las ventas de 2019.