Naturgy ha contratado los servicios de la británica Lee Hecht Harrison, multinacional de Grupo  Adecco especializada en gestión de carreras, para su plan de salidas voluntarias. La energética y los sindicatos han acordado recurrir a los servicios de esta empresa para recolocar a aquellos trabajadores menores de 55 años que se vean afectados por este recorte de plantilla.

Un plan que afectará a 700 trabajadores de Naturgy. Según comentan fuentes sindicales a Vozpópuli, la primera fase de este plan, que finaliza esta semana, ha superado las expectativas de 420 trabajadores que soliciten la salida voluntaria. Sus estimaciones apuntan a que la segunda fase que finaliza en diciembre supere con creces la cifra pactada por ambas partes.

La empresa que preside Francisco Reynés y los sindicatos (UGT, CCOO, USO y SIE) se reúnen esta semana en la mesa de seguimiento para conocer la evolución de este plan. Como apuntan las mismas fuentes, el proceso se está cumpliendo según los puntos pactados con la empresa y esperan retomar las negociaciones para cubrir otras vacantes y seguir mejorando las condiciones de los trabajadores al finalizar este proceso.

Naturgy ha cumplido con las reclamaciones de los sindicatos: contratas una empresa de recolocación, respetar la voluntariedad y presentar una propuesta atractiva a los afectados. Por su parte, los sindicatos han entendido los argumentos de la empresa para presentar este ajuste: la evolución del sector energético (descarbonización, transición energética, mayor competencia…) así como a criterios de eficiencia y digitalización.

Naturgy pendiente del plan...

Mientras avanza el recorte de plantilla en España, Naturgy se prepara para desvelar al mercado sus planes de futuro a partir de 2022. Francisco Reynés explicará el 28 de julio su esperado Plan Estratégico para los próximos cuatro años. Una hoja de ruta que se había retrasado hasta en dos ocasiones y que, finalmente, se dejó en 'stand by'.

Natrugy necesita dejar claro sus planes de futuro. Las buenas perspectivas económicas, la estabilidad prevista y la mayor visibilidad en la segunda parte del año por la moderación de la pandemia y la mejora de los datos económicos del país obligan a Reynés a salir a la palestra para convencer a los inversores que quedarse en su capital es una buena opción.

Francisco Reynés, presidente de Naturgy
Francisco Reynés, presidente de Naturgy

Y más cuando sus rivales viven una actividad frenética. Ejemplo de ello es que Acciona ya tiene su filial energética en Bolsa, Iberdrola sigue devorando mercado y Repsol ha replicado a Naturgy con su primer proyecto renovable en Estados Unidos. Esta presentación será clave también para los trabajadores de todos sus mercados, ya que la energética se encuentra en plena rotación de activos en sus principales mercados.

... y la OPA

Francisco Reynés lleva defendiendo desde febrero que el negocio de Naturgy mantiene la misma senda pese a la mediática Oferta Pública de Adquisición (OPA) del fondo australiano IFM.  La oferta por el 22,6% de la compañía sigue en el tejado del Gobierno y, según explican fuentes del mercado, se espera que antes de agosto se agote el tiempo de decisión, que era de seis meses desde que en febrero arrancó el proceso.

No se espera que antes del 28 de julio exista un pronunciamiento del Gobierno, aunque la decisión de Naturgy de presentar su plan estratégico hizo pensar lo contrario al mercado. El anuncio de CriteriaCaixa de mantenerse como el inversor de referencia en Naturgy facilita la 'luz verde' del Gobierno.

El holding que lidera Isidro Fainé defiende las líneas rojas que quiere Moncloa: mantener la empresa cotizada en España (asegurando liquidez a todos sus accionistas); asegurar un Plan Industrial de la compañía -coherente con la Transición Energética Justa- dotando a la misma de suficiente tiempo para su ejecución y priorizando la inversión productiva; mantener la seguridad de suministro energético a España y evitar ventas de negocios de Naturgy sin asegurar su reinversión.