La morosidad de la banca española, que es el porcentaje de créditos impagados en relación con el total concedido, subió tres centésimas en enero frente a diciembre, hasta el 4,54%, su primer repunte desde agosto, debido a la caída del crédito.

Según los datos provisionales que ha publicado este lunes el Banco de España, el volumen de los créditos impagados continuó bajando en enero, y con más fuerza que el mes anterior, hasta situarse en 55.066 millones de euros frente a los 55.164 millones de euros con que cerró diciembre.

En comparación con enero de 2020, dos meses antes del inicio de la pandemia y del confinamiento que provocó el mayor parón de la economía en décadas, la tendencia sigue siendo descendente, desde el 4,83% que marcaba entonces hasta el 4,54% actual.

De esta forma, el indicador parece que empieza a cumplir las previsiones de los expertos, que tenían claro que iba a empezar a subir este año, a medida que se empiece a notar el impacto del final de las ayudas y moratorias crediticias en el desempleo y otros indicadores.

En cualquier caso, los expertos consultados por Efe creen que no es probable que este ratio llegue a superar su máximo histórico, el 13,61%, alcanzado en diciembre de 2013, en el peor momento de la crisis económica y financiera que comenzó en 2008 y que obligó al rescate del sector financiero español, sobre todo de las cajas de ahorros.

Junto con el dato global que recoge la mora del sector, el Banco de España publica cada mes el porcentaje de impagos agregado de bancos, cajas y cooperativas (cajas rurales), por un lado, y, por otro, el de los establecimientos financieros de crédito (EFC), que financian la compra de grandes bienes de consumo.

La mora conjunta de bancos, cajas y cooperativas empeoró en cuatro centésimas en enero, al pasar del 4,44% al 4,48%, con lo que recuperó niveles de hace dos meses.

Los créditos dudosos de este grupo de entidades bajaron apenas 26 millones, frente a los 2.077 millones en que lo hicieron el mes anterior, hasta los 52.198 millones, con un volumen de financiación de 1,164 billones, frente a los 1,174 billones de diciembre de 2020, según los mismos datos.

Por último, en los Establecimientos Financieros de Crédito (EFC), especialistas en financiar grandes bienes de consumo, la mora mejoró en dos centésimas, hasta el 6,49%, y el volumen de financiación siguió bajando, desde los 41.305 millones de diciembre hasta los 40.304 de enero.