El Gobierno ya trabaja para facilitar las imágenes de los rostros de personas sospechosas de haber vulnerado la ley con otros países. La iniciativa se enmarca dentro del Tratado de Prüm, adoptado por 14 países dentro de la Unión Europea y también Reino Unido e Irlanda, para intercambiar datos sobre ADN, huellas dactilares y de vehículos con el fin de combatir el crimen. Los países de la UE que se encuentran dentro del tratado son Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Eslovenia, Eslovaquia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Holanda, Hungría, Luxemburgo y Rumanía.

La compartición de las imágenes de los rostros de los sospechosos de haber vulnerado la ley, en combinación con sistemas de Inteligencia Artificial, facilitará las investigaciones policiales. Esta tecnología permitiría cruzar información de un sospechoso de su información biométrica, tanto almacenada en bases de datos como captada a través de cámaras fijas a pie de calle o en comercios y edificios públicos.

Los rostros de los sospechosos también podrán ser captados a través de sistemas de reconocimiento facial. El Gobierno utilizará esta tecnología en espectáculos multitudinarios de prácticamente cualquier tipo, como partidos de fútbol, conciertos, ferias, congresos, etcétera.

"Para un futuro a medio plazo y dentro del ámbito de las Decisiones Prüm, que deberán ser modificadas para posibilitarlo, también se contempla incluir el intercambio de datos para facilitar el reconocimiento facial automático. En España, este proceso lo llevará a cabo el SAID, que se está preparando técnicamente para asumir esa tarea", explican fuentes del Ministerio del Interior a Vozpópuli.

EL SAID (Sistema Administrativo Integrado Descentralizado) es basicamente un sistema administrativo integral a través del cual se automatizan determinados procesos de a la administración pública. Es la base nacional de impresiones dactilares, donde se graban las huellas recogidas en los escenarios en los que se produce un delito para la realización de investigaciones.

El Gobierno utilizará reconocimiento facial en espectáculos multitudinarios, como conciertos, partidos de fútbol, ferias o congresos

De esta forma, se permite el intercambio de la información relativa a huellas dactilares, y próximamente de rostros, para fortalecer y apoyar las investigaciones policiales. Además, "es posible el intercambio con los países de la Unión Europea dentro del citado Tratado de Prüm, pero también con otros países entre los que se encuentra Estados Unidos, y otros sistemas (INTERPOL, EURODAC, SIS2), disponiéndose de alrededor de 800 estaciones de trabajo coordinadas", aseguran desde Interior.

La Policía Nacional, la Guardia Civil, la Policía Foral de Navarra y los Mossos d’Esquadra comparten la misma base de datos con información sensible y las mismas aplicaciones, así como la información relacionada existente en las respectivas bases de datos de delincuentes. La Ertzaintza tiene su propio SAID, que desde 2015 intercambia datos con el SAID Central por vía electrónica siempre que lo reclame la policía científica.

El Gobierno comparte información con Interpol, Eurodac y SIS2

"Mediante este sistema se permite el intercambio de la información relativa a huellas dactilares que sirva como apoyo a la resolución de investigaciones, a nivel nacional, favorece la coordinación y colaboración policial para la resolución de delitos. Además, permite el intercambio con los países de la UE (Decisiones Prüm), otros países y otros sistemas (INTERPOL, EURODAC, SIS2), disponiéndose de alrededor de 800 estaciones de trabajo", manifiestan desde Interior.

Con el resto de los países de la UE se intercambia información policial y huellas dactilares, tal y como estableció la Unión Europea en el Tratado de Prüm. Como decimos, el objetivo ahora es que a esta base de datos se sume la compartición de rostros de sospechosos que hayan podido vulnerar la ley. España también ha firmado un convenio de colaboración con Estados Unidos. El SAID facilita al SIS2 las huellas dactilares de las personas que tengan una alerta SIS.

"El Sistema de Información de Schengen de segunda generación (SIS II) es un sistema de información a gran escala que almacena alertas sobre personas y objetos en relación con el control del espacio Schengen y cuya finalidad es garantizar la seguridad en dicho entorno. La información puede ser accedida por las autoridades responsables de los controles fronterizos, aduanas, las fuerzas y cuerpos de seguridad así como las autoridades competentes para la expedición de visados de toda la zona Schengen", explica el Ministerio del Interior en su página web.