La embajadora marroquí en España, llamada a consultas el pasado martes a Rabat, "no regresará mientras dure la crisis, y la crisis durará mientras continúen su verdadera causa", que es la entrada del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, en territorio español "en condiciones indignas para un Estado de Derecho" y su no comparecencia ante la Justicia española, declaró este jueves el ministro marroquí de Exteriores, Naser Burita, en una comparecencia restringida ante la prensa.

En la primera referencia de un responsable marroquí a la avalancha migratoria sobre Ceuta de los pasados días -8.000 llegadas en 48 horas-, Burita dijo que esa oleada se debió "a un contexto de fatiga del dispositivo policial marroquí tras las fiestas del fin de ramadán" pero también a "la inacción total de la policía española", que según él se despliega a razón de un policía por cada cien agentes marroquíes en las zonas fronterizas.

"Hostilidad mediática" de los medios

Además, lamentó repetidamente "la campaña de hostilidad mediática" de los medios españoles, públicos y privados, contra Marruecos mediante "la movilización de todos los medios con términos inaceptables y con intervención a veces de altos responsables".