El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) ha tumbado 299 reclamaciones por la intervención de Banco Popular de las 1.070 recibidas, presentadas por antiguos accionistas de la entidad que sostienen haber sufrido un daño patrimonial por la actuación de la Administración.

El organismo presidido por Jaime Ponce destaca en su Memoria de Actividades del ejercicio 2019 el "elevado número de solicitudes (hasta el momento se han cuantificado 1.070), de inicio de procedimientos de responsabilidad patrimonial (...)" recibidas en relación con la actuación del organismo en la Resolución de su Comisión Rectora del 7 de junio de 2017, por la que se acordó adoptar las medidas necesarias para ejecutar la decisión de la JUR, sobre la intervención de Banco Popular, que fue adquirido en esa misma fecha por Santander.

El Frob explica que a través de estas reclamaciones y de otras similares presentadas ante otras autoridades (Ministerio de Economía y Empresa, Banco de España y CNMV), los accionistas de Popular que perdieron su inversión con ocasión de la resolución de la entidad, tratan de "obtener una indemnización por entender que la Administración ha incurrido en responsabilidad patrimonial".

Es la primera vez que el Frob informa sobre reclamaciones archivadas por la intervención de Banco Popular

Las reclamaciones, en la actualidad, se siguen instruyendo, pero el pasado año se desestimaron 299 por defectos formales. Es la primera vez que el Frob informa del archivo de reclamaciones por el Popular recibidas. El pasado año, cuando se publicó la Memoria del ejercicio 2018, el Frob únicamente daba cuenta de haber recibido 1.063 reclamaciones de inicio de procedimientos de Responsabilidad Patrimonial.

Desde el organismo se ha explicado a Vozpópuli que las reclamaciones desestimadas lo han sido por incurrir en defectos formales, como por ejemplo no haber demostrado en la documentación enviada la propiedad de las acciones de Popular de las que se asegura era titular.

"Si no se subsana el error se desiste el procedimiento, y si se hace pero de forma incorrecta también se archiva", señalan en el Frob. "Se sigue tramitando la cuestión de fondo del daño sufrido por los accionistas de Popular por supuesto fallo de la Administración pública", añaden.

Unión Bancaria y pandemia

En la presentación de la Memoria de Actividades de 2019, el presidente del Frob, Jaime Ponce, lamenta que todavía no esté completada la Unión Bancaria en la UE para "desplegar respuestas armonizadas ante retos como los actuales".

Las autoridades financieras, advierte Jaime Ponce, "no pueden confiar en su capacidad de predecir todos los riesgos"

"Al comenzar este nuevo y convulso tiempo aún no hemos logrado cerrar algunos elementos importantes para la resolubilidad de los bancos europeos", dice Ponce. "La ausencia de un sistema común de garantía de depósitos, o la divergencia, creciente en estos días, entre la normativa de ayudas de Estado y la de distribución de pérdidas en resolución, o la falta de una normativa concursal armonizada que haga converger las diferentes respuestas europeas a la inviabilidad de los bancos, son algunas de ellas", expone.

En opinión del presidente del Frob, a partir de ahora el principal reto será "que las reglas que se diseñaron como consecuencia de la crisis anterior operen eficazmente para remediar dificultades en buena medida inéditas". Las autoridades financieras, advierte, "no pueden confiar en su capacidad de predecir todos los riesgos". "Instituciones firmes en sus objetivos y flexibles en su actuación constituyen probablemente la mejor herramienta para gobernar lo que esté por llegar y, en ese sentido, España y la Unión Bancaria han aprendido y avanzado mucho en los últimos años".

Jaime Ponce se refiere también en su carta incluida en la Memoria del Frob a la incidencia de la pandemia en el sistema financiero. "Tanto por el alcance global y la profundidad de sus efectos (dramáticos en coste de vidas) como por el desconocimiento general sobre sus límites y consecuencias definitivas, la crisis derivada de la pandemia del COVID-19 es hoy el gran reto de la sociedad mundial", dice.

El presidente del Frob afirma que ahora se está en mejores condiciones para afrontar la crisis económica provocada por la pandemia

El sector financiero "está tan intrincado en la vida de nuestras sociedades que, aunque con epicentro en el mundo de la salud pública, una convulsión de esta naturaleza no puede suceder sin afectar a la industria bancaria", señala. Ponce afirma que ante esta "emergencia sanitaria y la crisis económica derivada", las autoridades dedicadas a la estabilidad financiera "tendrán que repensar sus capacidades y herramientas para gestionar una situación de este tipo. Y deberán hacerlo con flexibilidad y prudencia".

El presidente del Frob apunta que, "afortunadamente", la situación actual se afronta en mejores condiciones desde distintas perpectivas. Desde la prudencial, "con entidades más y mejor capitalizadas". Desde el ámbito de la resolución, "con importantes mejoras en cuanto a la planificación y disponibilidad de  instrumentos". Y desde una perspectiva institucional, "con los sistemas europeos de supervisión (BCE) y de resolución (JUR) en pleno funcionamiento dentro de la Unión Bancaria".