El desembolso de los fondos europeos estará ligado a la consecución de hitos -tanto en las inversiones como en las reformas- previamente pactados con la Comisión Europea, pero en caso de que España o cualquier país no consiga alcanzarlos todos, podrá pedir un desembolso parcial.

La Comisión Europea es tajante sobre las condicionalidad de los fondos: si no se cumplen los hitos no se liberará el dinero, pero sí concibe la posibilidad de que si un país ha conseguido parte de los hitos, pueda pedir un pago parcial de los fondos europeos aunque no haya podido aún alcanzarlos todos, según ha podido saber Vozpópuli por fuentes cercanas a las instituciones europeas.

La Comisión y el Consejo evaluarían esa posibilidad y darían su consentimiento, pero incluso si aprueban el pago parcial, el país tendría que continuar alcanzando hitos ya que sino podrían exigirle la devolución del importe.

Los países, en sus planes, tienen que especificar de forma muy clara cuáles son los hitos que van a ir cumpliendo en el marco de sus reformas e inversiones, con fechas concretas, y a cambio de las cuales recibirán los millonarios fondos europeos.

Cuando consideren que ya los han alcanzado, podrán enviar una solicitud formal a la Comisión para recibir un nuevo desembolso detallando todos los hitos que han alcanzado y la Comisión deberá comprobarlo.

Si la información no es correcta, la Comisión intervendrá y podrá incluso pedir que se devuelva el dinero ya entregado si lo considera necesario.

Modificaciones en el contenido del plan si cambia el Gobierno

Los planes de los países incluirán proyectos de inversión y de reformas para llevar a cabo en un escenario de aquí a 2026, aunque el grueso se realizará en los primeros años.

Aún así, en el caso de que en alguno de estos estados haya elecciones, se produzca un cambio de Gobierno y éste considere que hay inversiones o reformas mal planteadas, podrá pedir realizar cambios a la Comisión.

La Comisión y el Consejo tendrán que estudiarlos, ya que entienden que hay medidas que hoy pueden considerarse positivas y no verse con los mismos ojos en unos años, y en caso de dar su visto bueno el Plan podría ser modificado.

Compromisos para acceder a los fondos europeos

Aunque cada país se ha inspirado para preparar sus planes en las recomendaciones específicas que le ha hecho Bruselas en el marco del Semestre Europeo, la Comisión ha pedido que todos tengan algunas líneas en común.

Por el lado de las reformas, todos deben ser conscientes de que aunque las reglas fiscales ahora están suspendidas en el futuro habrá que hacer un esfuerzo de consolidación fiscal, así que han pedido medidas para mejorar la eficiencia del gasto público y compromisos para mejorar los sistemas fiscales e incrementar la recaudación.

En el mercado laboral, exigen medidas para combatir la dualidad -algo que en España quieren combatir reduciendo a tres los tipos de contratos- y para aumentar el empleo, por ejemplo fomentando la participación de las mujeres y de las personas de más edad -lo que a su vez mejoraría el gasto en pensiones al alargar las vidas laborales-.

También esperar medidas para impulsar la inversión privada, para mejorar la transparencia de la Administración Pública y la calidad de la actividad legislativa.

En el plano de las inversiones, la Comisión quiere que un peso importante de los fondos europeos se destinen a la transición ecológica y a la digitalización, así como a mejorar los sistemas sanitarios.

Hasta la fecha, Portugal ha sido el primer y único país que ha enviado a Bruselas su plan de recuperación. Se espera que el Gobierno de España y el de otros doce países envíen sus planes en las próximas semanas, en torno a la fecha del 30 de abril.

Esta fecha, que es la que tradicionalmente se ha utilizado como límite para enviar los Planes de Estabilidad y los Planes Nacionales de Reformas, será orientativa y habrá países que envíen sus planes más tarde.