Llegar a un acuerdo antes de 2022 para reformar el ámbito laboral. Esa parece ser la condición que habría puesto la Unión Europea para que España pueda acceder este año a los fondos europeos de recuperación, según adelanta la Cadena SER. Y aunque no sería la única reforma que la UE solicita al Gobierno, sí sería la que se pediría para antes de que terminara el 2021.

El mismo medio apunta que la intención de Pedro Sánchez, y que ya conocerían patronales y sindicatos, es tener cerrado este año los cambios en materia de negociación colectiva, subcontratación, flexibilidad interna, reforma de la contratación y políticas activas de empleo.

De hecho, tal y como indicó el Ejecutivo en su Plan España Puede, se pretende utilizar parte de los fondos para financiar los nuevos Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), a los que el Gobierno denomina "nuevo mecanismo permanente para la estabilidad en el empleo y el apoyo a los procesos de transición, que quiere consolidar como parte clave del mercado laboral, para que no se produzcan ajustes vía destrucción de puestos de los trabajos.

"Se prevé recurrir a los créditos para financiar la puesta en marcha de uno de los elementos principales de la reforma en el ámbito laboral: un fondo para complementar la financiación pública de un mecanismo permanente de estabilidad en el empleo y apoyo a la transición en sectores afectados por una alta estacionalidad o bien que sufran una caída significativa de la demanda, de carácter cíclico o estructural", detalló Moncloa en el texto.

Proteger el capital humano

El objetivo es poner en marcha un nuevo instrumento para proteger el capital humano y aumentar la productividad, mediante el apoyo a los mecanismos de ajuste interno de las empresas alternativos al despido orientados a la formación y reciclaje de los trabajadores ante caídas de la actividad estacionales, extraordinarias o estructurales.