La Superliga ha recibido golpes que no estaban del todo previstos por sus promotores. De hecho, fuentes cercanas al proyecto de Florentino Pérez reconocen a Vozpópuli fallos en la estrategia de comunicación. No en vano, hasta este lunes, la iniciativa se preveía anunciar como pronto en 2022.

"Se confió demasiado en Pedrerol, Ferreras y La Sexta. Y no se planteó explicarlo bien, desde el principio, a medios ingleses como Sky, para frenar la masa social de clubes como el Liverpool; o el tradicional y siempre influyente L'Equipe en Francia, país del que no había equipos entre los fundadores", explican las mismas fuentes. Precisamente en una entrevista a L'Equipe, este martes, Pérez relativizó, incluso, una posible marcha atrás de sus compañeros de viaje. "Se subestimó a Inglaterra, Francia, Europa, más allá de España", señala una de las fuentes que avanzó el proyecto a este medio.

La Superliga ha fiado oficialmente su estrategia de comunicación a una consultora franco-hispana, NoCom. Es propiedad de Pierre Giacometti, exasesor de Nicolas Sarkozy y consejero de Boluda Towage SL, una sociedad del naviero y expresidente del Madrid, Vicente Boluda, y el expresidente del Gobierno Felipe González, según ha podido cotejar este medio. A preguntas sobre el asunto de este artículo, la consultora no ha contestado.

Ningún jugador o entrenador salió en defensa del proyecto, y los que hablaron del tema, como Pep Guardiola o Klopp, lo cuestionaron

El proyecto se anunció con una nota de prensa que se emitió en la madrugada del pasado lunes, después de que las ligas nacionales y la UEFA lanzaran sus advertencias. Lo siguiente fue la entrevista de Florentino Pérez con Josep Pedrerol en El Chiringuito de Atresmedia y lo último, la cancelación de su entrevista con Manu Carreño en La Ser de Prisa (que cedió finalmente en la madrugada de este miércoles) tras la desbandada de los equipos ingleses.

Ningún jugador o entrenador salió en defensa del proyecto ; y los que hablaron del tema, como Pep Guardiola o Klopp, lo cuestionaron. Oficialmente, nadie explicó el proyecto más allá de Florentino Pérez y sus satélites. "Se trabajó de lleno en la parte financiera, pero no en la mediática", señalan fuentes interesadas en el proyecto.

El juez pide un millón de euros a Florentino Pérez para ‘blindar’ la Superliga de la FIFA y la UEFA
El presidente del Real Madrid y presidente de la Superliga, Florentino Pérez, en entrevista con El Chiringuito.

Sin embargo, otras fuentes cercanas insisten en que, tras lo acontecido, "la UEFA tendrá que ceder" en la negociación sobre el fútbol a partir de 2024, cuando vencen los actuales contratos de televisión. "El cambio de formato que aprobó la UEFA el lunes es un cambio formal en las competiciones, algo completamente insuficiente a largo plazo", remarcan.

En la misma línea, añaden: "Si algo ha sacado Florentino de todo esto, es que ha conseguido instalar algo de maniqueísmo: colocarse él, el constructor más poderoso del mundo, como enemigo del status quo, encarnado por la UEFA, su corrupción y tolerancia con clubes relanzados por capital ajeno al fútbol, como el PSG o el Manchester City. El Real Madrid tiene, de su lado, a la mayor masa de seguidores en el mundo y el aval estadístico de ser el rey de la Copa de Europa en el campo".

En mayo, además, el Madrid tiene que confirmar su intención de seguir en la Champions una vez que el equipo consiga la clasificación, tradicionalmente un mero trámite que ahora cobra más relevancia. Otras fuentes, de hecho, inciden en las verdaderas indemnizaciones que podrían acabar recibiendo el Real Madrid y los equipos que se mantengan en la Superliga de los demás tras su salida "efectiva", que según el propio Pérez, aún no se ha producido.

La Liga, de hecho, ya descartó tomar represalias contra los merengues, máximos ganadores también del torneo liguero nacional. El ministro de Deportes español instó al diálogo entre las partes. El desenlace podría ser una cesión de la UEFA en el ámbito de los ingresos con tal de mantener cierto control sobre las competiciones ante la notoria grieta empresarial que parece haber revelado lo sucedido esta semana.

La oportunidad de Florentino Pérez

En la misma línea, estas fuentes recuerdan que Florentino lanzó este órdago ya con la presidencia merengue en el bolsillo, el Madrid como único 'tradicional' en la semis de la Champions, y una previsión de pérdidas de 60 millones de euros este año.

"La Superliga va a financiar la compra de Mbappé, que es el jugador que quiere Florentino", comentaban fuentes cercanas al presidente merengue a este medio hace unas pocas semanas. "Ahora, si no lo trae, ya tiene una excusa más favorable para él y los aficionados que el argumento de no tener dinero", remarcan, incidiendo en que el club acometió el fichaje de Hazard por hasta 134 millones y emprendió la faraónica renovación del Bernabéu por otros 800 millones poco antes de la pandemia.

"Nasser Al-Khelaïfi (el presidente del PSG) es mi amigo, pero también es muy cercano al presidente de la UEFA"

Florentino Pérez, tras anunciar la Superliga.

Fuentes conocedoras de las negociaciones entre Florentino Pérez y la UEFA anticipan que el resultado final será, además de un cambio en la competición que favorezca más partidos entre los grandes, una mayor cuota del pastel para ellos e, incluso, la FIFA, en perjuicio del que tiene la UEFA (de al menos un 20% sobre los derechos televisivos más una cuota sobre el matchday). El negocio de la FIFA, basado fundamentalmente en el Mundial de Naciones, era el más estancado antes de la pandemia.

Es de notar que el organismo dirigido por Gianni Infantino apadrinó la Asociación Mundial de Clubes que fundó Florentino en 2019. Pérez la creó de la mano de equipos como Boca y River y, también, el Milan (uno de los pocos, junto a la Juve, que aún le acompañan en la Superliga), para relanzar el negocio del fútbol más allá de Europa con un Super Mundial o Super Liga de Clubes bianual que, como avanzó este medio, se preveía potencialmente compatible con la Superliga Europea.