El Gobierno bajará el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) de la factura de la luz del 21 al 10%. Pero no a todos. Esta reducción no afecta a aquellos hogares que tengan una potencia contratada superior a los 10 kilovatios (kW). Un nivel que superan cerca de 800.000 hogares, según los últimos datos de la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC). 

Moncloa deja fuera de la bajada del IVA en la tarifa de luz a los hogares ‘más pudientes’. Las tarifas con potencia contratada que superan los 10 kW es la aconsejada para casas de tamaño grande como chalets, con climatización y uso bastante frecuente de los electrodomésticos. Un tipo de potencias que están obligadas a acogerse al mercado libre, ya que la tarifa regulada no permite este tipo de potencias. 

Los últimos datos de la CNMC apuntan que existen 426.522 consumidores sin discriminación horaria y con una potencia contratada que supera los 10 kW. Con discriminación horaria en dos periodos con precios diferentes y por encima de estos niveles de potencia, existe un total de 332.693 hogares.

También están muchas pymes y empresas por encima de este límite de potencia. En concreto, 764.824 consumidores cuentan con la tarifa 3.0, aquella recomendada por los negocios, y sobrepasan estos límites de potencia. Si se suman los consumidores domésticos, el total de consumidores que no podrán beneficiarse del recorte del IVA superan los 1,5 millones entre hogares y negocios.

Aunque la gran mayoría sí podrá disfrutar de este recorte. Las cifras de la CNMC apuntan que los consumidores que tienen una potencia contratada inferior a los 10 kW se eleva hasta los 26,8 millones.

La factura pendiente del jueves

El Consejo de Ministros extraordinario de este jueves autorizará esta propuesta. Y este viernes, en el Boletín Oficial del Estado (BOE), se conocerán todos los detalles de la bajada del IVA en la factura de la luz. Hasta entonces sólo se conocen los pequeños detalles que ha avanzado Moncloa sobre este movimiento.

El Gobierno sólo ha comunicado que el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico y el Ministerio de Hacienda "ultiman" tres medidas urgentes para rebajar a corto plazo y de un modo significativo la factura de la luz de los consumidores.

En primer lugar, aplicar un tipo del 10% de IVA hasta fin de año para todos los consumidores con potencia contratada hasta 10 kW, siempre que el precio medio mensual del mercado mayorista de la electricidad esté por encima de los 45 euros por MWh.

Un hombre toca una llave de la luz en Madrid. EP

Por otro lado, llevar hasta el 10% de IVA a todos los consumidores vulnerables severos hasta fin de año con independencia de su potencia contratada y del precio del mercado. No hay que olvidar que, para estar acogido al bono social, los consumidores deben estar en el mercado regulado y eso hace imposible que tengan potencias contratadas por encima de lo 10 kW.

Por último, Moncloa planea suspender el 7% del Impuesto sobre el Valor de la Producción de Energía Eléctrica durante el tercer trimestre de este año. Una medida que afecta sólo a las eléctricas y que trasladarán al precio final de la electricidad.

El peor junio de la historia

Una medida urgente ante una tarifa descontrolada. El recibo de la luz de un usuario medio se ha disparado un 46,5% en las tres primeras semanas de junio, frente al mismo periodo del año pasado, apuntando así a la factura más cara de toda la historia.

Según datos de Facua-Consumidores en Acción, en base a estimaciones realizadas por la asociación sobre la evolución de la tarifa regulada (PVPC), si se extrapolan a un mes completo los precios aplicados del 1 al 21 de junio, el recibo del usuario medio sería el más caro de la historia, alcanzando los 88,76 euros (impuestos incluidos).

De esta manera, la factura superaría su importe más alto hasta la fecha, los 88,66 euros del primer trimestre de 2012. Hasta el próximo jueves no se conocerán los detalles de esta bajada del IVA de la luz. Esta rebaja ha sido uno de los principales reclamaciones tanto de las empresas como de asociaciones de consumidores. La OCU estima que fijar el tipo de esta tasa en el 10% supondría un ahorro en la factura de 67 euros al año, unos 5,6 euros al mes, según cálculos de la asociación de consumidores.