Los sindicatos de Euskaltel se oponen a la OPA lanzada por MásMóvil mientras no se asegure con rotundidad el mantenimiento de los puestos de trabajo, entre otros factores, y advierten que el plan de incentivos para los directivos de la operadora vasca, que contempla un bonus de 26 millones de euros, es "éticamente reprochable".

Los representantes de los trabajadores de las empresas que conforman el grupo Euskaltel -Euskaltel, R Cable y Telecable Telecomunicaciones- advierten en un informe en el que valoran la oferta de MásMóvil que las "buenas expectativas de negocio y de crecimiento" de la empresa "han de encontrar su reverso en el compromiso cierto, por parte de la oferente, del mantenimiento de todos los puestos de trabajo (...)".

También requieren mantener las condiciones laborales actuales "manifestando en consecuencia nuestro
rechazo a una operación de adquisición como la que se nos traslada
(...)".

Los sindicatos dicen que el plan de incentivos no es transparente y genera desafección en la plantilla

La aceptación por parte de los trabajadores de Euskaltel a la oferta de MásMóvil está condicionada a que se garantice el mantenimiento de todos los puestos de trabajo; que no haya ninguna salida forzosa de la compañía; no aplicar movilidad geográfica e interprovincial con carácter forzoso; y obtener mayor detalle del plan industrial, entre otros.

Contra el bonus de 26 millones

Los trabajadores de Euskaltel también han manifestado su oposición al Plan de incentivos aprobado anteriormente por la operadora vasca, y que supondrá el desembolso en efectivo de más de 26 millones de euros.

Los sindicatos advierten en su informe elaborado con motivo de la OPA de MásMóvil que dicho plan de incentivos "genera una grave descapitalización de la empresa" y una "grave desafección y rechazo entre los empleados/as".

El bonus para 52 directivos supone por beneficiario 350.000 euros, el salario medio de siete años del grupo Euskaltel

Los representantes de los trabajadores de Euskaltel subrayan que ese plan de incentivos beneficia a 52 directivos, algo menos del 10% de la plantilla y que "no hay transparencia respecto a quiénes son los beneficiarios ni los criterios de inclusión en el Plan".

Además afirman que las cantidades a devengar a los beneficiarios "carecen de toda lógica, y son éticamente reprochables".

Según los sindicatos, una vez separadas las cantidades a devengar al Presidente y al Consejero Delegado (el 4% y el 28% respectivamente), se obtiene una cifra media aproximada de unos 350.000 euros por beneficiario, lo que "supone en la práctica el salario medio de siete años del Grupo Euskaltel".

En la oferta de MásMóvil por Euskaltel "se ignora el esfuerzo en el trabajo y buen hacer del conjunto de la plantilla, sin otorgarles la mínima seguridad jurídica del mantenimiento de sus condiciones de empleo, y se apunta la posibilidad de desmantelar los activos patrimoniales de las mercantiles", advierten.

Por último dicen que ese plan debería "ser extensivo a todos los empleados/as del Grupo, toda vez que el valor de la compañía se sustenta por completo en el esfuerzo y dedicación de todos y cada uno de ellos/as".

El asunto del bonus de Euskaltel para sus directivos ya ha generado alguna polémica en el Gobierno vasco, con declaraciones de algunos de sus integrantes en contra del mismo.