MásMóvil anunció hace unos días una Oferta Pública de Adquisición (OPA) por Euskaltel. La oferta es de 2.000 millones de euros. La operación daría a luz un operador con más de 1.500 empleados y unos ingresos de 2.700 millones de euros.

Se trata de una operación que, de concretarse, pondría a la entidad resultante a tiro de piedra de arrebatarle el tercer puesto por número de clientes a Vodafone. La empresa de origen inglés ocupa ahora esa posición, por detrás de Telefónica y Orange.

Por número de clientes, la fusión de MásMóvil y Euskaltel supondría un total de 11,5 millones de líneas móviles (10 millones de MásMóvil por 1,5 millones de Euskaltel). Vodafone cuenta en este apartado con 13 millones de usuarios. En cuanto a las líneas fíjas, la distancia se reduce aún más. La sociedad fusionada tendrá 2,7 millones de líneas (2,05 millones de usuarios de MásMóvil por 650.000 de Euskaltel), frente a los 3,2 millones de Vodafone.

En cuanto a la facturación, los números conjuntos de MásMóvil y Euskaltel ascienden a 2.700 millones de euros (2.000 millones de euros Vodafone y 700 millones Euskaltel), por los 4.100 millones de euros que factura Vodafone. Esta mayor diferencia en ingresos pese a un número no tan diferente de clientes se debe a la orientación de MásMóvil y Euskaltel, enfocados a un mercado de menor poder adquisitivo y, por tanto, con unos ingresos por usuario menores que los de Vodafone.

La opa, según las fuentes consultadas por Vozpópuliva a financiarse en su totalidad con deuda, sin fondos propios. La compañía de telecomunicaciones señaló en un hecho relevante enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que dispone de un grupo de bancos a tal efecto formado por BNP ParibasBanco SantanderBarclaysDeutsche Bank y Goldman Sachs, sin precisar más detalles.

El total de la financiación asciende a 3.500 millones de euros, según las mismas fuentes; 2.000 millones para la OPA y 1.500 millones para refinanciar el total de la deuda que tiene Euskaltel.

MásMóvil tiene el 52,3% del apoyo para la ejecución de la operación, ostentado por sus accionistas de referencia: Zegona, Kutxabank y Corporación Financiera Alba

La financiación será flexible, e incluye un préstamo B (Term Loan B o TLB, como se conoce en la jerga del sector) de 500 millones de euros que vencen en 2027, además de dos emisiones de bonos. Una de ellas es una emisión de deuda preferente 1.300 millones (secured note) a siete años y otra de deuda senior no asegurada (unsecured note) que asciende a 1.700 millones por un periodo de ocho años. Estas cantidades podrían variar en función de las negociaciones y las condiciones del mercado.

MásMóvil tiene el 52,3% del apoyo para la ejecución de la operación, ostentado por sus accionistas de referencia: ZegonaKutxabank Corporación Financiera Alba.

Meinrad Spenger, responsable de MásMóvil, aseguró en declaraciones a Radio Euskadi que ambas empresas son complementarias. "Euskaltel ha hecho un gran trabajo en liderar las telecomunicaciones en Euskadi en los últimos años y también recientemente en Asturias y Galicia. Y este liderazgo lo vamos a intentar fomentar. Lo que Euskaltel no tenía era red propia de móvil. Tampoco la última tecnología de fibra óptica que podemos aportar nosotros".

MásMóvil mantendrá la identidad vasca

MásMóvil ha ofrecido a los accionistas de la compañía vasca 11,17 euros por acción. Esto supone una bonificación del 26,8% respecto al precio medio de los títulos de Euskaltel en los últimos seis meses.

MásMóvil ha incluido en la OPA una serie de compromisos orientados a salvaguardar la identidad vasca de la sociedad resultante. De esta manera, la empresa mantendrá la sede social y fiscal de Euskaltel durante al menos un lustro, además de la propia marca. Pasado este tiempo sólo habrá cambios si el 90% del accionariado se pone de acuerdo.

MásMóvil también se ha comprometido a no realizar ningún Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en esos cinco años. La OPA también contempla la priorización del despliegue de su red 5G en la región. El cierre de la operación está sujeto al visto bueno de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. No obstante, fuentes del sector aseguran que la fusión se llevará a cabo "con el 99,9% de probabilidades".