Kutxabank observa con detenimiento la Oferta Pública de Adquisición (OPA) por valor de 2.000 millones lanzada por MásMóvil sobre Euskaltel hace solo unos días.

La entidad resultante tendrá como objetivo, entre otros, el de crear una sociedad en la que se integrarán algunos activos de red de ambas corporaciones. Kutxabank estaría dispuesto a entrar en esta sociedad, que estaría abierta también abierta a la incorporación de otros inversores, tal y como ha podido saber Vozpópuli.

Desde MásMóvil es algo que se ve con buenos ojos. La entrada de capital externo podría emplearse en reducir la deuda. El operador dirigido por Meinrad Spenger abonará los 2.000 millones de la OPA vía crédito bancario, por lo cual disponer de caja es un punto importante para reducir los compromisos financieros en la medida de lo posible.

La entrada de Kutxabank también sería del agrado del Gobierno vasco, ya que garantizaría la presencia de 'ADN' vasco en la sociedad resultante. Las instituciones vascas quieren que empresas de la región tengan cierta influencia en la gobernanza de la futura compañía.

Kutxabank redujo su accionariado en Euskaltel en 2019, tras la entrada del fondo británico Zegona. En la actualidad, Zegona posee un 21,4% del accionariado, mientras Kutxabank, segundo mayor accionista, cuenta con un 19,88% de los títulos, según datos facilitados por la propia compañía en su informe anual de resultados correspondiente al año 2020. La tercera corporación con mayor peso en las acciones de la compañía es Corporación Financiera Alba, con un 11% del total.

En cuanto al accionariado de MásMóvil, la mayoría de las participaciones está en manos de los fondos Cinvent, KKR y Providence. Por su parte, Carme Ybarra Careaga posee el 5% de la corporación.

La relación accionarial entre Kutxabank y Euskaltel ha generado otras sinergias entre ambas enseñas. La última y más significativa es el acuerdo al que llegaron el verano pasado por el cual Kutxabank financiaría los teléfonos móviles que Euskaltel ofrece a sus red clientelar.

La entrada de capital externo a podría reducir la deuda de MásMóvil

En cuanto a la OPA, fuentes cercanas a la operación han declarado a Vozpópuli que "saldrá adelante sin duda. Hay un 99,9% de probabilidades de que así sea".

MásMóvil ha estado meses tratando de cerrar una operación de fusión -con porcentaje mayoritario- con Vodafone. El operador amarillo llegó a poner sobre la mesa 7.500 millones de euros en la última oferta, pero finalmente la operación no llegó a buen puerto.

De concretarse la fusión con Euskaltel, la compañía de telecomunicaciones resultante se convertiría en el cuarto operador español por número de clientes. En la actualidad ese puesto lo ocupa MásMóvil, pero la operación estrecharía aún más la distancia entre el nuevo operador y Vodafone, que es el tercer proveedor de servicios de telecomunicaciones de la piel de toro. Orange ocupa el segundo puesto de este ranking, mientras Telefónica lidera el mercado históricamente.

MásMóvil y Euskaltel

Euskaltel logró una facturación de 700 millones de euros en 2020, por los 1.700 millones de euros que MásMóvil facturó en el año 2019 -último ejercicio publicado por el operador-.

La corporación vasca lanzó hace unos meses la marca Virgin Telco, enfocada al mercado del bajo coste. Según informa la propia compañía, Virgin captó más de 71.000 nuevos clientes en apenas siete meses, con lo que superó el objetivo previsto para 2020 en más de un 50%.

Al frente de Euskaltel se encuentra José Miguel García. Este directivo fue quien en su día puso en marcha Jazztel, operador ahora integrado en el portfolio de marcas de Orange España, tras su compra. El papel de García fue fundamental en el crecimiento de Jazztel, en su día uno de las primeros operadores de telecomunicaciones de bajo coste en España. Euskaltel también cuenta con marcas como R (Galicia) y Telecable (Asturias).

Por su parte, MásMóvil dispone de marcas como Yoigo, Pepephone, Lebara o Llamaya, entre otras. El operador amarillo ha basado su crecimiento en la compra de empresas.